6.3.16

Dejar de escribir (en Cruce)

Una buena pregunta para atender en una novela es: ¿Qué significa ser débil?
Además de femenino
Además de maravilloso.
Además de fuerte.
La mujer en la foto tiene las piernas cruzadas.
Frente a su mesa de escribir, una ventana.
Del otro lado de la ventana imagino un sol de medianoche.
¿Acaso poetas y fiscales son la misma cosa?
A veces me siento y pienso, otras veces miro fotos de gente sentada que aparenta estar pensando.
No todo el mundo se sienta igual.
Yo, por ejemplo, no cruzo las piernas.
Yo, por ejemplo, no tengo una ventana.
Yo, por ejemplo, no soy fuerte.
O sea, yo sé que no son la misma cosa en términos de su quehacer. A lo que me refiero es a un problema político: que si bien en Puerto rico no hay terror, algo anda mal cuando los poetas y fiscales se llevan bien.
¿En Puerto Rico hay poesía?
La pregunta surge de una foto. En otra foto, aparece una mujer con su guitarra sentada frente a una máquina de escribir.
Junto a la máquina de escribir hay una taza de café.
Pegué la foto en mi libreta.
Junto a la foto anoté “dejar de escribir”.
Eso es más una promesa que una pregunta.
Eso es más una apuesta que una promesa.
Eso es más una amenaza que una puesta de sol.


http://revistacruce.com/letras/item/2407-dejar-de-escribir

No hay comentarios:

Publicar un comentario