17.1.16

Wallace, Mía and the such

La peor parte de tener un perro es tener que sacarlo
a esperar en la grama en lo que se decide a volar.
Regresar solo al apartamento
tarareando “unicornio”.
Saber que a su regreso no podrá girar la perilla de la puerta.
Imaginar su dolor.



No hay comentarios:

Publicar un comentario