31.1.16

Cosas en que pierdo el tiempo

Ubicarme.
Asambleas de pueblo.

Citar: “the perpetual ideal is astonishment”.

Aprenderme palabras nuevas
para luego no usarlas en conversación.

Listas.

De: “Cosas para hacer en la vida”

Énfasis
Disturbios
Lo mínimo

Planificación familiar.
Abdominales.
Magia.

La magia es proporcional a las expectativas del público.
No todos los magos tienen público.

Yo me especializo en no saber cómo hacer a las personas reaparecer.

Cosas que evito

Canibalismo.
Gritar ¡sorpresa! a destiempo.

Que me atrapen en un abrazo tan fuerte
y largo que comience a pensar
que todo era una trampa.

Explicar el resultado.

Escucharme decir “son cosas de la vida”
o “¡qué cosa, la vida!”
en conversación con extraños.

Los gentilicios, en ocasión
de hacer camino por entre el gentío.

Genealogía.
Objetos varios.

Mis enemigos. 
Vencer.

30.1.16

Cosas que leo

Lee la biblia

Profecías.

“Pienso demasiado en eso
porque es demasiado tarde”.
[mi traducción]

Yo leí la biblia en segundo año
de escuela superior.
Había que guardar silencio en los pasillos.
Todos los días alguien escribía
“para mañana” en la pizarra.

Las instrucciones.

Cortázar.

La biblia son muchos libros pero cuenta como uno solo
para propósitos de un listado de libros leídos.
En un listado de “cosas”, en cambio,
cabe todo lo que se deje leer.

太晚了
[“Demasiado tarde” en chino]

El pie de una foto.

En la foto cuatro hombres 
hacen que comen ladrillos.

25.1.16

The perpetual ideal is astonishment

En mi cabeza un pensamiento choca con otro.
Me disculpo en voz alta.
La gente alrededor—conmovida—
me felicita por mis buenos modales.
Si tuviera un altavoz 
movería multitudes.

24.1.16

Conversaciones de hombres

Según el historiador y teórico político Carlos Pabón, la democracia
Según el escritor Eduardo Lalo, en Puerto Rico
Según el columnista y cronista Edgardo Rodríguez Julia, al igual que todo lo demás en el país,


pichea.

23.1.16

Igluses

Nos vamos de ira. Procura llevar un cambio de ropa
y acompañamiento musical.
Repasaremos los pueblos y planetas de camino.
Es fácil distinguir entre ellos debido a la densidad poblacional.

Es como el eterno debate entre Astros y Cangrejeros—
unos brillan solo en invierno. El invierno aquí
no es un invierno verdadero
pero hacemos las veces de hombres de nieve,
recién desaparecidos.

Acabo de hacer aparecer esta oración en línea:
"El acompañamiento de los navíos norteamericanos
se mantuvo en secreto por parte de la comandancia
de la flotilla española".

Depende de cómo lo digas podría ser muy romántico.

Ninguno de los dos acompañamientos mencionados arriba
significa compañía propiamente.

De aquí emigran más de 53 mil personas anualmente.

*

Piensa en mi cuerpo. ¿Qué es lo primero que te ocurre?
No hay espuelas incorrectas,
solo que si me preguntas si esa sangre es mía
lo negaría con la cabeza contra la brea.

Aquí todo es permitido, al menos eso indican
los últimos sondeos. Yo,
por ejemplo, te tengo al frente y te beso.
Y deseo hacer otras cosas, como cambiar de empleo.

“¿Pero tú no piensas?” dicen cuando uno regresa al país.
Es por la economía, y la ignominia, y los iglús.
¿Es iglús o igluses? En todo caso,
yo me iría también si no fuera porque deseo
que hagamos un sondeo sobre cuántas cosas no existen aquí.

Al final, ¿qué se hunde primero?
Pregunto, porque el consenso es que todos estamos en fila 
para un salvavidas y yo cedí mi puesto.

17.1.16

Wallace, Mía and the such

La peor parte de tener un perro es tener que sacarlo
a esperar en la grama en lo que se decide a volar.
Regresar solo al apartamento
tarareando “unicornio”.
Saber que a su regreso no podrá girar la perilla de la puerta.
Imaginar su dolor.



4.1.16

2010-2011

 “Nos conocemos de la huelga.”[1]




[1] También se aceptaban las siguientes respuestas: a) De un sueño de 62 días con sus noches entre primavera y verano. b) De un paréntesis. c) De un recuerdo compartido en Facebook. d) De todo tiempo pasado fue mejor. e) De cuando sin querer militamos en el Partido Popular. f) De cuando aprendimos que un paréntesis se puede abrir en cualquier momento.

3.1.16

uno menos

Déjame agarrar mi abrigo, batir las alas y voy
tras de ti hay decenas de bastardos y bribones.

De chiquito soñaba con un día ponerme calzoncillos sobre mis pantalones
y compartir el mal con un figura como la tuya
pero de hule.

Yo tuve una vez una impaciencia por esperar a usar el teléfono en la pared
del edificio contiguo a tu última dirección postal
fue abandonado locamente 
luego de que la policía me descubriera jugando a los disparos con un bastado.

El muy bribón me prometió tu número a cambio de la combinación de mi bóveda secreta la llené  de arena movediza 
porque lo único que vale la pena proteger en la vida
es nuestro método de caída.