13.12.15

Trabajo el imaginar

El primer día de clases le pido a mis estudiantes que se presenten y que compartan al menos tres cosas “semi-interesantes” sobre sí mismos. Por regla general, al menos dos de las tres cosas son trabajos, a tiempo parcial o completo, que sumados a sus estudios parecerían agotar todas las horas del día y la noche. De todos sus días y sus noches.

Tengo la mala costumbre de interrumpirles.  Les comento que me interesa, sobre todo, saber quiénes son fuera del salón, y no sólo qué hacen. O, en la alternativa, que me gustaría escucharles hablar de lo que hacen con su tiempo cuando no están trabajando. Entonces hablan un poco de las horas que quisieran sumarle a sus días y sus noches.

De mis estudiantes en la UNE—en todo el Sistema Universitario Ana G. Méndez—puedo decir que trabajan. Esto lo sé antes de conocerles. Antes de que tomen asiento en mi salón y tomen la palabra para decir su nombre, año y concentración. Admito que es duro escucharles. Pues, tal como les explico ese primer día, nuestra universidad es uno de los pocos espacios restantes donde adultos pueden hablar seriamente sobre sus sueños a diario y no por ello se tornan en objetos de risa. Ahí reside parte de la urgente y hermosa necesidad de nuestra  universidad hoy día.

Digo que es duro escucharles porque, para mí, las y los estudiantes son criaturas de la imaginación antes que de la obligación. O, en la alternativa, su principal obligación es la de imaginar días y noches con tiempo suficiente fuera del trabajo para que logren ser lo que dicten sus mejores sueños.

Por eso, ese primer día les hablo de la “imaginación sociológica”[1] de C. Wright Mills—de la responsabilidad compartida de imaginarnos lo que es y lo que podría ser la vida de las personas con quienes convivimos. “Hay que imaginar duro”, les digo, mientras en mi cabeza ensayo cómo sumarle más minutos a la clase. Pero sé que tienen que correr a otro salón, para algún trabajo. Ya me los imagino. Van volando.



[1] Mills, C. W. (2000). The Sociological Imagination: 40th Anniversary Edition. Oxford University Press: Oxford, UK.

No hay comentarios:

Publicar un comentario