30.1.15

Felices los Macanudos (de Ariadna Godreau Aubert)

"Con tanta prisa y eficiencia, me pregunto qué asuntos cargan la agenda del Departamento de la Policía y del Gobierno en estos días. Me pregunto si la misma agilidad desplegada en el caso de una mujer policía que se masturba se podría trasladar a atender la Reforma Policial que anda muerta de risa por ahí o la falta de adiestramiento y hasta comida que sufren las y los cadetes en la Academia de la Policía. O si podría usarse una diligencia similar para investigar, desarmar y suspender a los agentes con querellas por abuso de la fuerza o violencia doméstica. Desde acá me pregunto si no estará también dentro de las funciones de la división de Integridad Pública investigar a los policías que insisten en utilizar camisas tres tallas más pequeñas y pantalones ajustadísimos como invitando a parear los conceptos “machote” y “abusador”. Tampoco sé si esta es la unidad que trabaja la tonga de casos de violencia doméstica intrapolicial, las querellas de acoso sexual y de trato desigual que presentan las mujeres policías contra sus compañeros o las ciudadanas contra policías. No sé si es aquí donde se llevó a cabo la investigación sobre los manoseos de hombres policías a las estudiantes durante la huelga. En lo que se refiere al uso de la macana, me pregunto cual es el uso adecuado de esta utilería, si se atiende igual el asunto cuando la macana se usa para masturbarse y cuando se usa para abrirle la cabeza a una mujer y a su hija en una manifestación.  Para fotos e información sobre estos incidentes, vaya aquí, aquí, aquí y aquí. Compártalas."

http://www.80grados.net/felices-los-macanudos/

25.1.15

Un Nuevo Pulmón en Diálogo Digital

"Pero estos jóvenes que han decidido plasmar sus palabras, sus sentimientos en un libro, escriben no solamente para exponer, sino para ser honestos consigo mismos y tratar de transmitir esa transparencia y vulnerabilidad al escrito, a la escritura, a la literatura."
-David Cordero Mercado


http://dialogoupr.com/?p=42643

23.1.15

Perseguidores (acerca de Un Nuevo Pulmón: Antología del Porvenir)


Un grupo de jóvenes, estudiantes universitarios, decide hacer una antología. Para ello, se hacen amigos y amigas. Disculpen, me adelanté.
Un grupo de jóvenes, estudiantes universitarios, se matricula en un curso sobre literatura puertorriqueña reciente. Terminan escribiendo literatura. Aquí un libro para futuros cursos sobre el tema. Pero antes, precisemos algunos detalles:

__Cierto o __Falso: Escribir en Puerto Rico es escribir para el mundo.
__Cierto o __Falso: La literatura es más entretenida que el juego de mesa promedio.
__Cierto o __Falso: Todo el mundo sueña con llegar a una fiesta de sus escritores favoritos, donde todos y todas se llevan maravillosamente bien y tú eres el alma de la fiesta.
__Cierto o __Falso: La literatura puertorriqueña es como una gran fiesta, sólo que nadie llegó.
__Cierto o __Falso: Escribir es lo único que nos queda.

Ahora bien, ¿quiénes somos nosotros y nosotras? ¿Y qué importa?
Un Nuevo Pulmón: Antología del Porvenir recoge el trabajo de 16 autores y autoras descaradamente jóvenes. El descaro es indicativo de su belleza compartida. De esto puedo dar fe pues son mis amigos y amigas. Es una declaración de complicidad. Aquí va otra: soy su lector.  Esta última es de complicidad, y de amor.
Volvamos atrás: Un grupo de jóvenes, estudiantes universitarios, se matricula en un curso sobre literatura puertorriqueña reciente. Deciden que la mejor literatura es descarada. Se hacen amigos y amigas, leyéndose mutuamente. Terminan escribiendo literatura. Todos estos detalles son ciertos. Pasemos pues a explicar las falsas: Lo único que queda en el mundo es juventud y escritura. A esa particular combinación se le llama fiesta, lleguen quienes lleguen. Esta es la convocatoria.
Un Nuevo Pulmón: Antología del Porvenir reúne la más reciente crónica, ensayo, cuento y poesía del patio. Los escritos aquí recopilados, parafraseando a Johnny Carter en El Perseguidor de Cortázar, los están escribiendo mañana. Se trata pues de un inventario prematuro, imposible, y por ello, esperanzador. Pero más importante aún, se trata de una escritura ágil y agresiva en la medida en que sus autores y autoras continuamente cambian de coordenadas (lo cotidiano, lo íntimo, lo imaginado) en busca de algo a lo que llamar Mundo brevemente, antes de seguir tras una nueva versión. Son textos, algunos, de rabia, recuerdos y renuncias. Otros son de denuncia, simplemente. Otros son de no ceder (en el amor, en la fe, en el día a día). El resto son sedes para la orfandad. O, en la alternativa, investigaciones sobre genealogía. Todos se dejan leer y doler, cómplicemente. Desde la amistad.
Aquí un libro para el futuro. El tema es descabellado: Escribir en Puerto Rico desde la juventud. Al abrirlo, parecería ser que podríamos jugar con el mundo sobre una mesa.   Cierto o ___Falso: No existe mejor motivo para una fiesta. ¿Quiénes somos nosotros y nosotras? ¿Quiénes serán nuestros invitados e invitadas? ¿Qué importa? Importa reconocer al menos una cosa como cierta: El libro que tienen en sus manos, sus autores y autoras lo están escribiendo mañana. Y nada ni nadie los detendrá. Es una amenaza. Desde el amor. Pues ellos y ellas son el mundo en su más hermosa versión.

10.1.15

Cortesía y Fracaso: Oponerse en Puerto Rico (artículo publicado en Revista Summa Iris, vol 2 n 1)

"Si bien es cierto que la segunda huelga universitaria y Ocupa Puerto Rico fueron dos fracasos, es importante señalar que el fracaso de la huelga -su caos, su violencia, su indeseabilidad y su exceso- es, uno, positivo para efectos de fomentar una cultura de oposición política en el País. La segunda huelga nos parece un fracaso porque los y las estudiantes se pasaron de la raya, sobre-reaccionaron, actuaron mal, incurrieron en prácticas contrarias a los mejores intereses de los grupos y los ideales que suponían representar etc. Pero ese hacer de más; ese exceso violento, ofensivo, equivocado, alarmante dentro del contexto de la protesta, concretiza una imagen clara, dinámica, arriesgada de la oposición, que a su vez, sirve como punto de partida para reflexión crítica, y para hacer ajustes en nuestros métodos y maneras sobre la marcha. Ocupa Puerto Rico, por otro lado, es un fracaso que decepciona. No más. Su propósito fue simplemente trasplantar los elementos más reconocibles de los movimientos Ocuppy de afuera -de ahí los formatos y procesos para mítines, los emblemas y consignas etc.- para hacer en Puerto Rico lo que se estaba haciendo en los Estados Unidos. Y, en tanto no era más que una mímica, lo importante -en la ocasión, por ejemplo, de esa marcha a Plaza Las Américas- era lucir como manifestantes, asumir las formas de una protesta social: “tirarse a la calle a marchar” luego de coordinar con las autoridades correspondientes para asegurar que todo estuviera bajo control." 

http://www.funlam.edu.co/revistas/index.php/summaiuris/article/view/1221/1113

9.1.15

Aguafiestas: Marginalidad y Protesta en Puerto Rico (artículo publicado en The Postcolonialist)

"Son aguafiestas, un excedente incivilizado de la población cuyo único lugar en el imaginario es el de ser una carga y chivo expiatorio para la diversidad de males sociales que nos acechan. Por ende, como manifestantes, ocupan los lugares más precarios en nuestro entorno. No son estudiantes ni empleados públicos ni obreros (todas categorías que connotan un valor de producción)—son hombres que suponen morir en la calle o en prisión y las mujeres que o los crían o tienen hijos con ellos. De ahí que sus intervenciones pasen desapercibidas como protestas, sus reclamos resulten incomprensibles y reciban el reproche colectivo, el castigo o la amenaza de sanción penal como respuesta. Se trata entonces de los y las manifestantes más peligrosas en el país: aquellos actores particulares, que no teniendo otra alternativa y desde la vulnerabilidad extrema—en el sentido de que no pueden darse el lujo de no hacer la fila para un regalo, de no tomar asiento en esa sala de espera—con la más mínima acción interrumpen nuestra cotidianidad; nos aguan la fiesta ideológica, si se quiere, de pensar felizmente que la desigualdad social es un asunto personal. Lo hacen a la mala, desde la diversidad de espacios—siempre los menos indicados—sin organización ni comité ni consignas, halando por los pelos esa cosa emplumada, en forma de protesta."

http://postcolonialist.com/civil-discourse/aguafiestas-marginalidad-y-protesta-en-puerto-rico/