26.11.14

Hernán y yo

Espero noticia de la muerte de mi viejo profesor.

Espero la hora indicada para entrar a clase.

En sus clases solíamos ver pelis, escuchar música y conversar.

En la sesión de hoy mis estudiantes suponen presentar sus trabajos finales.

Las conversaciones giraban en torno a ideología, contexto, cinematografía.

Deseo mucho dar una clase sobre cine.

Las mejores clases cobran la forma de una conversación extendida entre amigos.

Hay pelis que son todo conversación, donde “nada pasa”.

Él decía “filmes”.

Gran parte de la literatura que discutimos este semestre es así: “Él solía decir—a modo de queja— que no pasaba nada”.

Cuando me veo en aprietos en el salón, intento responder a las preguntas de mis estudiantes como él solía responder a las mías: haciendo una referencia al cine, atribuyéndoselo todo a la ideología.

Él decía “¿te fijas?”

Yo reconozco su voz en mi voz. Intento fijarme en lo que él—intuyo—quisiera enseñarme. Conversar es así.

En la sesión de hoy yo supongo guardar silencio, atender.

Se me está haciendo difícil atender a otra cosa aparte del posible aviso de mensaje, correo.

Los salones de clase me acuerdan a él.

riding with death- Basquiat
Las voces de mis estudiantes me acuerdan a mí.

Espero la noticia de su muerte.

Espero la hora indicada para entrar al salón.


Ahora mismo no está pasando nada, ¿te fijas? Este es el contexto para el filme. Ahora atiende a la música. Presta atención a las voces. Te tocará escribir sobre el mundo que se fragua ahí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario