25.8.14

Estimada Profesora Quiles


Gracias por aportar al clima de odio de clase y raza en el país. Sus comentarios son material de estudio y trabajo para sociólogos y sociólogas. Yo no sé si esto clasifique como materia sociológica, pero ¿no le parece curioso cómo en nuestro país, las y los comentaristas de radio gustan de ostentar sus títulos académicos o profesionales como parte de su “personalidad radial”? Supongo que la premisa inarticulada es que miles sintonizan diariamente a una lección. Alguna vez escuché decir que uno nunca debe dejar de ser estudiante. Pero me temo que la lección que usted interesa impartir es la de la naturalización de jerarquías sociales y políticas con fines de empeorar las condiciones de vida de determinados segmentos de la población. 



Yo no escucho su programa, aunque admito que muchas veces siento curiosidad por saber lo que usted diría acerca de asuntos de gran interés social. Recién dijo que hay gente [como la mujer que filmó a la Doctora en el Hospital Regional de Bayamón] que no aporta nada al país, “y punto”. Mientras que hay otra gente [como la Doctora que despotricó en contra de sus pacientes de la Reforma, por razón de ser pacientes de la Reforma, lo cual aparentemente le otorga la legitimidad para adjudicar valor humano y social, y determinar a quiénes tratar conforme a los preceptos éticos que rigen su profesión y a quiénes discriminar] que sí aporta al país, y que por ende merece gran deferencia. 



Es una terrible lección. Me arrepiento de haber estado “presente” para ella. Confieso que no soy su alumno, aunque sí estudio muchas de las ideas que usted disemina por radio y televisión con el fin de desbancarlas. ¿No sé si he tenido con usted la deferencia que se merece? Disculpe, olvidé cuál exactamente era su gran aportación al país. Mi aportación es ésta: exhortar a conocidos y desconocidos a no sintonizarla más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario