29.6.14

Punchlines

Hace unos días La Fortaleza publicó una foto del gobernador jugando basket en La Perla como prueba de que en materia de distribución de canastos, el Estado no hace distinción. Por otra lado, en materia de distribución de riquezas, el gobe es tremendo comebola.

--

“Lucíos con la Nueva Macana: Hasta 21 pulgadas de largo. Este es el nuevo instrumento que utilizarán los policías para establecer el orden, pero sin violar los derechos del ciudadano [siempre y cuando el ciudadano se mantenga a 22 pulgadas o más de distancia[1]].” –Portada de Primera Hora, 28 de junio de 2014

--

En un reportaje especial para el programa Rubén & Co. de Univisión, Milly Cangiano arremetió contra las y los residentes de Villa Esperanza—una comunidad de rescatadores de terreno en Toa Alta— debido a que estos se suplen de los servicios de agua y energía eléctrica ilegalmente. Según Cangiano, los miembros de la comunidad llevan cuatro años dándose “la buena vida” con cargo a “nuestro” bolsillo colectivo. 

En el vídeo se pueden apreciar las casas de madera y zinc, los caminos de tierra, la basura acumulada, una antena de Direct TV, una piscina inflable, y sí, los “pillos” de luz. A todas luces la parte “buena” de su vida es que encontraron un lugar donde vivir. 

¿Dónde vivirá Milly? ¿Tendrá Direct TV? ¿Piscina? ¿El techo de su casa será de zinc? ¿Le recogerán la basura? ¿Si Milly paga la luz en su casa con lo que le paga Univisión—que no paga por su servicio de luz— quién le paga la luz a Milly? ¿Cuál es un verdadero bien en nuestra existencia colectiva: que exista Univisión o que exista Villa Esperanza? 

Apago el televisor porque quiero vivir mejor. 




[1] Advertencia: Esto es sin contar el largo del brazo del guardia… ¡A correr!

No hay comentarios:

Publicar un comentario