17.6.14

Pequeño manifiesto ético-político en torno a escribir en Puerto Rico. Pero antes, un mensaje de nuestros auspiciadores.[1]

La poesía, como Plaza, es el centro de todo. Excepto del consumo, que es Plaza. Donde también se puede escuchar poesía sin comprar nada o casi nada, que no es lo mismo pero es igual.

Soy feliz.
Creo que el mundo es bello.
Vivo en un país libre.
Amo el amor, la vida, el dulce encanto de las cosas.
Los muertos.


[1] El texto de este manifiesto ha sido apropiado conforme al modelo de negocios de Plaza las Américas (ver aquí: http://www.80grados.net/la-historia-secreta-de-plaza-las-americas/ ). La poesía, como el pan, debería ser de otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario