30.5.14

La Marcha (presentes y combatientes)

Viejito en silla de ruedas desde un balcón de Borinquen Towers,
ondeando una bandera entre las rejas. Mujer
que hace 'thumbs up' desde una parada de guagua
en la Avenida Roosevelt. Mamá
y niños a la puerta de una casa
con un letrero de Se Vende,
saludando y sonrientes. Nenita
de 8 años con sus New Balance rositas
y una mochila chinita y azul
y un lazo verde en el pelo,
sujetando una bandera grapada
a un palo de escoba,
grita ¡Li ber tad!
¡Para Oscar!

27.5.14

Family Affair

[Y]o no creo en las sucesiones1. Yo creo que la gente se tiene que ganar las posiciones2…” - Dr. Ricardo Rosselló
1Todo parecido con el otro Dr. Rosselló que presidió el partido al cual actualmente pertenezco y que fue gobernador de Puerto Rico—cargo al que aspiro— y que, 'luchó' por la estadidad de Puerto Rico (el verdadero 'único camino') es pura coincidencia. Admito, sin embargo, que vivimos juntos en Fortaleza.
2"De tres hermanos, el pequeño partió/ por la vereda a descubrir y a fundar..."

26.5.14

Dearest Magneto

There's this video going around
of a handful of military men
watching Disney's Frozen.
Have you seen it?
They get all excited & sing along
with the ice queen in the film.

I've watched it at least as many
times as the Mos Def-getting-
force-fed video. I'm unsure
which one makes me more Aware.

What gets me about you
is your willingness to do
whatever's necessary to
further your cause. Can't
get more mutant than that.

I meant militant.

My special power is I can
always tell when someone's
bending the truth. Most

everyone I talk to agrees. 

25.5.14

Puerto Rico Comic Con 2014


  1. Un saludito a los organizadores del evento. Eso de esperar cuatro horas en el parkin bajo el sol, sin agua, ni carpita, ni staff para orientar estuvo bien chévere, ¿saben? Tiene que ser un palo controlar el mercado local para un “freakishly devout consumer base” que para nada del mundo se le ocurriría pichar y boycotear el evento. Cabrones.
  1. Lo mejor de Comic Con fue el nene de 4 años vestido de Green Arrow, con arco y flechas de chupones, persiguiendo a otro nenito vestido de Darth Vader, que según él, podía volar como Superman.

  2. Lo peor de Comic Con siempre es el manganzón de 44 años sacándose fotos con chamaquitas.

  3. Nadie tenía mi camisa de Shazam. (flawless victory)

  4. ¡Trajeron a “Miguel” de Walking Dead! “Miguel” es menos famoso que el primer zombie que mataron en Walking Dead. Nadie quiso tomarse fotos con “Miguel.” Más cool que tomarse fotos con “Miguel” fue la amenaza de bomba. Era una caja de cartón. Había un Robo Cop de cartón también.   

23.5.14

Acerca de Elegía Franca de Rafah Acevedo

Elegía Franca es un libro de bolsillo. Lo digo y de inmediato me imagino víctima de un asalto, obligado a vaciar el contenido de mis bolsillos a punta de pistola. Entregaría el poemario, por supuesto. No intereso hacer un comentario acerca del riesgo que estaría dispuesto a asumir por la poesía de Rafah. Lo que quiero es calcular el monto de la pérdida: los versos subrayados, las páginas dobladas, las manchas de café sobre la marca del café en la contraportada. Autor y lector coinciden en un libro huella sobre huella. En ese sentido este poemario de Rafah ya es una montaña. Desde el tope, comparto con ustedes estos versos:

Yo solo puedo cantar que hay duelo en mi casa,
en mi cueva, en la tela violeta con la que la lluvia
no te deja danzar, fina como imaginar la luna
como una fruta en la alta rama
que los recolectores olvidan
por temer a saber del sabor de lo eterno.

Elegía Franca es un libro peregrino. Recién leía que “peregrinar” significa caminar en tierras ajenas. Yo lo asociaba con el sacrificio o el rito religioso: Ir de un punto A a un punto B ya previsto, motivado por la devoción a un poder superior, que a su vez colma de significado lo experimentado durante el trayecto. Sobre la devoción y el dolor de la experiencia, Rafah escribe:

“Es que el tiempo de sanar lleva demasiado tiempo abierto.”

“Mi sangre es una espesa vocación de derrame.”

“Pero regreso, regreso
definitivo y despacio.”

En cuanto a poderes, esta elegía está atiborrada de imágenes de agua y fuego. Las imágenes son de devastación o de desolación a causa de la ausencia de Franca, de la amada. Admito, con franqueza, que la lectura de este trabajo de Rafah—como de toda su obra— provoca cierta incertidumbre en este lector al momento en que intento articular lo que me hace el poeta poema tras poema. De ahí que lo más prudente sea hacer un comentario acerca de las dimensiones del libro como objeto. Decir que cabe en un bolsillo y que mis huellas sobre las huellas de Rafah en sus páginas hacen un montaña, hacia donde yo, como lector, peregrino. Para lanzarme desde el tope, por supuesto. Al fin y al cabo, se trata de un libro de amor. Y cito:

Busco un santuario para ocuparlo con la adoración a tu fuego.
No tengo otra patria que el aguacero.
Toda la ciudad que camino es nada.
Solo quiero un hogar,
la casa del fuego,
dispuesto a servirte mi corazón de morada.

Elegía Franca es un libro hospitalario. Quien escribe suplica asilo. Busca a alguien que lo acoja en su casa luego de un trayecto trazado por la mano de Franca, a su antojo, desde la distancia. Quien escribe, entonces, camina entre puntos cualesquiera. Sin dirección, sujeto a la devastación o a la desolación; por pura entrega y devoción:

Caminar, es todo.
Llegar a donde hacen café y hay sanación para la carne
que se ha dejado cicatrizar en el mundo.
Llevo buscando el desierto y por accidente
escucho una hermosa voz azul

Quien lee estas páginas marcadas por este peregrino rápido vaciaría el contenido de sus bolsillos y ofrecería el poemario al asaltante, al extraño o al amigo. Así se suman más huellas sobre las huellas que nos dejó el poeta sobre estas páginas. Al fin y al cabo, no hay tal cosa como perder un poemario de la manera en que uno, por ejemplo, podría perder un abrigo. Eso sí, los poemarios, como los abrigos, existen en tanto responden a una necesidad básica. Escribe el autor:

No pido abrigo
ni horno.
Es sencillo:
Quiero sabor a fuego en el resplandor.
Si hay modo de saber cuánto se dejan
los huesos, la carne, el alma
hasta dorarse bien a cada lado
para comerse igual
que se come un pan.

La necesidad que forma e informa los poemas contenidos en estas páginas huelladas por Rafah, marcadas por mí a lápiz, café y bolígrafo es la necesidad de decir que existen rumbos alternos y decidir no tomarlos, por devoción a la amada. A Franca. Que no estará ya en ninguna parte. Sin embargo, estuvo. Ese es el punto A. El único.

Son las nueve de la tarde en una calle perdida de Santurce.
Sopla el viento.
Lo que percibo más allá de aquel árbol,
es una cierta forma ideal.
Voy a caminar hasta la costa a ver si no te veo.

    A ver.

18.5.14

Marcha del día internacional contra la LGBTTIQ fobias

Mejor consigna: “Sodomía consentida es tremenda chulería”1

Peor consigna: “Familia straight apoya a familia gay”2

Mejor comentario del día: “Yo marcho con la OSI porque los nenes de la OSI marchan sin camisa.”3

La pregunta de los 60mil chavitos: ¿A dónde Ramón Luis Nieves?4 (what a difference a year makes)



1Es una chulería de consigna, por el goce al repetir. Y bueno, porque sodomía rima con chulería. Y porque no hay separación de iglesia y estado en “sodomía.” Como no la hay en casi ninguna otra parte aquí. Excepto en la chulería, que es lo único libre aquí.
2O sea, i get it. Pero por qué venir a una marcha a favor de la diversidad sexual y de género con un disclaimer.
3El socialismo será una chulería o no será.
4Viste, no hacía falta. Pregunto, nada más.   

16.5.14

Lo político es una tontería

Sebastián hizo lo que muchas otras personas, desde niños hasta adultos, han hecho prácticamente desde la invención de la fotografía. El joven púgil de la Escuela Intermedia Urbana en Salinas estaba junto al Gobernador cuando comenzó la sesión de fotos y, en un acto jocoso y espontáneo, alzó su brazo izquierdo y le puso los “cuernitos” al Primer Mandatario de Puerto Rico.1


1Sebastián hizo lo que muchas otras personas, desde niños hasta adultos, han hecho prácticamente desde la invención [del gobierno]. El joven púgil de la Escuela Intermedia Urbana en Salinas [¡más vale que no la cierren!] estaba junto al Gobernador cuando comenzó la sesión de fotos y, en un acto jocoso y espontáneo [e irreverente y políticamente esperanzador y más que bien merecido], alzó su brazo izquierdo [¡pues claro!] y le puso los “cuernitos” al Primer Mandatario de Puerto Rico [y al hacerlo lo hizo lucir tan patético que daría pena sino fuera porque dio mucha mucha gracia, pues ahora no habrá quién borre esa imagen de nuestras cabezas]. 

15.5.14

Noticia de aún no ha llegado la hora

El exgobernador Pedro Rosselló se unió como amigo de la corte al reclamo de un grupo de samoanos que reclaman la igualdad ciudadana en una demanda que podría cambiar el estado de derecho en Estados Unidos con relación a la Doctrina de los Casos Insulares.”1 http://www.noticel.com/noticia/160372/rossello-sera-amigo-de-la-corte-en-reclamo-de-samoanos-por-ciudadania-eeuu.html


1El exgobernador Pedro Rosselló se unió como [bufón] de la corte al reclamo de [los Sons of Samoa] que reclaman [el campeonato mundial en pareja] en una [batalla campal] que podría cambiar [absolutamente nada] en Estados Unidos con relación a la Doctrina del [Caos Insular].

14.5.14

Filósofos

La bobernidad™1 sólo necesita de la Palva® (†) y la Palva® sólo puede sobrevivir en ignorancia2. ¡Que las cierren!3”-Amigo4 de un amigo en Facebook

1 De Gramsci: “Que una masa de hombres sea llevada a pensar coherentemente y de forma unitaria la realidad presente es un hecho filosófico mucho más importante y original que el descubrimiento por parte de un genio filosófico de una nueva verdad que permanece como patrimonio de pequeños grupos intelectuales.”

2 De Rancière: “The melancholics and the prophets don the garb of enlightened reason deciphering the symptoms of a malady of civilization. But this enlightened reason emerges bereft of any impact on patients whose illness consists in not knowing themselves to be sick. The interminable critique of the system is finally identified with a demonstration of the reasons why this critique lacks any impact.”

3En reacción al recién anunciado cierre de cien escuelas públicas en el país. De Badiou: “The philosophical act always takes the form of a decision, a separation, a clear distinction.”

4El amigo, por supuesto, tiene estudios y eso.   

12.5.14

Defensora

“Me parece insólito, por resentido1, ese eslógan que está circulando: 'Ni Wanda ni Familia',2 y que han suscrito algunas feministas. Va derechito a lo banal, ¿o me van a decir que no?3 Qué poca solidaridad con Wanda4, que al fin y al cabo es una mujer5, no un cocodrilo6.” -Mayra Montero

1¡Qué manera de chiquitear/domesticar un movimiento de oposición política! Internalized oppression, anyone?
2Si no le gusta ese, hay otros: “Por una OPM autónoma y renovada”, “Gobierno macharrán, te ha llegado la hora. Se empieza a levantar la mujer trabajadora”, “Regala equidad, porque ni tu madre se salva del machismo.” ¿Qué tal “Ni Mayra, ni Wanda, ni Familia”? ¿Gusta?
3Que no.
4Ajá, exacto.
5...con una agenda clara de exclusión para con otras mujeres que aparentemente no caben en su imaginario personal de lo que debe ser “una mujer.”

6Cierto, pero resulta igual de incongruente con el cargo que ocupa.   

9.5.14

El breve espacio en que no estás: Tres citas corridas de Yulín

"Hay una diferencia entre el arte que todos respetamos1 y que en San Juan se ha convertido en vehículo de desarrollo económico y social, y el de imponer2 lo que uno quiere ante otros"
"Yo tengo que proteger los derechos de todos3 y establecer el balance4 entre esa libertad de expresión que tenemos todos y los derechos de otros que podrían considerar las acciones no aptas"
"Si hubiese sido un acto planificado pudimos haber puesto unas barreras visuales y letreros que dijeran 'en esta plaza se va a llevar a cabo una manifestación con desnudos'5. Y así la gente que fuera a entrar en ese perímetro6 supiese que se iba a encontrar con desnudos"


1A este tipo de arte se le llama Programación Cultural (¡Qué aburrido!) o Cultura y Paternalismo en Puerto Rico.
2A este tipo de arte se le llama el Arte de Gobernar.
3Se rumora que el asesor legal del municipio en materia de derechos civiles es René Pérez. René Pérez no se presentaría esnú ante el público porque tiene contrato con Adidas. El municipio fomenta el derecho a contratar sobre todos los demás derechos. Quizá si la muchacha y los dos muchachos que se quitaron la ropa en la plaza hubieran hecho una propuesta para alquilar un pedacito de la plaza donde hacer su arte, no hubiesen sido privados de su libertad. Lo cierto es que el público, se me ocurre, estaría mucho más dispuesto a pagar $80.00 la hora para ver desnudos que por jugar voleibol en el Parque Luis Muñoz Marín. A este tipo de arte se le llama el arte de reír para no llorar.
4El balance al que se refiere la alcaldesa es el apoyo que provee la policía municipal al arrestado/a para que no se caiga de camino a la patrulla.
5Aviso: En esta nota al calce se empleará lenguaje no apto para el público en general: ¡Ay, no me jodas! ¡Qué carajo!
6Esto suena a puntos de cotejo. Confirmado: René Pérez es el asesor legal. 

7.5.14

Vs.

The complainant is a concerned1 citizen who desires to educate his fellow Americans2 about the vices of the prevailing colonial status3 of Puerto Rico and defend the will of the majority4 of the people who voted in the plebiscite held in Puerto Rico on November 6, 2012.” –Rosselló-Nevares v. García Padilla5 et al.


1Law school trivia: is concern sufficient for standing?
2Exacto. Los de él. Porque míos no son.
3Esta te la doy. :-)
4¡Que vivan las minorías!
5 Hablando claro, cuántos están pensando en Celebrity Death Match.

3.5.14

Dios y Discordia en la Lucha LGBTTQ

En mayo 17 del año pasado el Comité contra la Homofobia y el Discrimen convocó a una marcha desde la Fortaleza hasta el Capitolio en conmemoración del Día Internacional contra la Homofobia. Dicha manifestación ocurrió al día siguiente de la aprobación del proyecto 238 en el senado— la primera medida legislativa en la isla dirigida a atender la discriminación por orientación sexual en el empleo. El escritor David Caleb Acevedo asistió a la marcha y causó conmoción debido a la consigna plasmada en su pancarta. La misma leía “Mantén tu cabrón dios fuera de mi cuerpo.” Para muchos, el tono agresivo y el lenguaje burdo empleados por Caleb Acevedo no eran cónsonos con una manifestación que buscaba reunir representantes de diversos sectores e ideologías, incluyendo funcionarios públicos, celebridades, líderes religiosos y miembros de comunidades de fe. Lo cierto es que el contenido de la pancarta de Caleb contrastaba brutalmente con las consignas del resto de los y las manifestantes, cuyas expresiones estaban orientadas hacia la igualdad derechos y la justicia social. Por tanto, el auto-denominado “performance” del autor ofendió a muchos y muchas por ser la nota discordante en una manifestación muy linda. De hecho, recuerdo cuando durante una presentación artística en las escalinatas del Capitolio, algunos intentaron dialogar con él para que se apartara de los y las performeras, pues estaba arruinando la foto. Recuerdo que Caleb se resistió a hacerlo. Recuerdo que el compañero que estaba a mi lado observando el intercambio dijo “éste se cree que la manifestación es de él. Que puede hacer lo que le dé la gana.” Recuerdo que no respondí. Al poco rato, el público comenzó a disiparse. Esto, luego de que globos prendidos en fuego fueran a parar en las ramas de los árboles y nos preguntáramos por qué seguían encendiendo más globos y soltándolos si ya dos, tres amenazaban con crear un incendio. Yo también aproveché esa coyuntura para hacer mi salida, no sin antes preguntarme: ¿se puede venir a una marcha y hacer lo que a uno le dé la gana? ¿cómo leer la pancarta de Caleb? ¿cómo distinguir entre protagonismo, antagonismo, expresión individual y colectiva? A ver. 

II
A raíz de las diversas críticas que generó su participación en la marcha, debido sobre todo a la amplia difusión que recibió una foto de él mostrando su pancarta, Caleb Acevedo publicó un artículo titulado “Un Trapo de Cartel” en la revista digital El Post Antillano. En su escrito, Caleb Acevedo explica el motivo de su cartel y su participación en la marcha en el contexto de la lucha por los derechos de la comunidad LGBTTQ en Puerto Rico. Según el autor,

MANTÉN TU CABRÓN DIOS FUERA DE MI CUERPO es un mensaje que busca varios objetivos. Primero, que se entienda que no podemos lograr una separación de Iglesia y Estado bajo el subterfugio de “Todos somos iguales porque dios nos ama a todos por igual” (nótese la minúscula “d”). Reza nuestra hermosa Constitución: “No se aprobará ley alguna relativa al establecimiento de cualquier religión ni se prohibirá el libre ejercicio del culto religioso. Habrá completa separación de la iglesia y el estado”. Tomo I, Carta de Derechos de la constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, Artículo 2, § 3 (ed. 2008). Segundo, debe quedar meridianamente claro que la diversidad reina en el país, no solo en la comunidad LGBTTQQIA, sino en el macro del país. En este punto, quedó manifiesto un díptico de nuevas facciones en nuestra propia comunidad: el fundamentalismo religioso LGBTT y la nueva comunidad atea-humanista-secular de alianza heteroqueer. Tercero: tenía que
demostrarle a los bullies fundamentalistas que el bullying duele, y no hay mejor forma de hacerlo a veces que el Talión. En esta vida hay gente con quienes la diplomacia y el tacto simplemente no funcionan. Es la misma gente que solo entiende cuando uno los obliga, así, a la mala, a ser solidarios. Después de todo, si hablamos de una diversidad de puntos de vista, debemos hablar también de una diversidad de disposiciones, capacidades intelectuales y lenguajes. Cuarto: mi plan también pretendía tenderle una trampa a todo aquel que tuviera máscaras, e invitarlos a que cayeran sobre sus espadas. Es precisamente éste último objetivo el que causó mayor conmoción. Ese fue mi mayor acto de transgresión.

Resulta acertado que Caleb haya titulado su texto “un trapo de cartel” en alusión al sonado incidente del “trapo de bola,” en el cual una joven madre expresó su insatisfacción con el regalo que recibió su hija en la tradicional fiesta de reyes del gobernador en enero 2013. La expresión de la mujer fue repudiada de inmediato por amplios sectores de la población y ella se convirtió la “posterchild” de todos los males de la sociedad isleña (consumerismo rampante, maltrato infantil, falta de valores, busconería etc). Esta reacción virulenta impidió un acercamiento crítico al incidente y dejó vedados los motivos de nuestra actual administración de gobierno para con la entrega de regalos; particularmente, con el tipo de regalos que se iba a ofrecer y a qué segmento de la población se les ofrecerían. Según el gobernador, su administración obsequiaría únicamente artículos deportivos y educativos para fomentar la sana convivencia y los buenos valores en nuestros niños y sus respectivas familias (aquellas “más necesitadas”). Se trataba pues no tanto de una celebración sino de una lección del estado. La reacción de la mujer, considerada ahora desde la distancia temporal, podría ser interpretada no como indicativa de una falla en su carácter como persona y/o como madre, sino como en repudio al gobierno que convoca para una fiesta a los sectores más vulnerables de la población en términos socio-ecnonómicos para recibir a sus invitados con una lección/acusación sobre moralidad (de la cual, curiosamente, quedaron exentas aquellas familias con los recursos necesarios para comprar regalos a sus hijos).

De forma semejante, Caleb con su trapo de cartel sacó a relucir las contradicciones latentes en una lucha que entre otras cosas, supone promover la diversidad del ser y sus múltiples haceres, pero que a su vez, desde la perspectiva de este autor al menos, también busca impartir una lección de moralidad a sus integrantes. Acerca de este particular, y con énfasis en los vuelcos cristianos que a menudo da el discurso en pro de los derechos para la comunidad LGBTTQ, Caleb señala:

Como parte de la respuesta política de mi comunidad LGBTTQQIA al frente unido de
predicadores del odio cristiano y el fuego consumidor de Jehová, se ha creado una fuerte facción cristiana que predica el “Todos somos iguales, porque Dios nos ama a todxs”. Me parece que, políticamente, es una movida peligrosa para nosotrxs. La lucha por derechos civiles es una lucha laica. Debe ser así. No se puede reclamar una separación de Iglesia y Estado desde el poderío cristiano mismo. Es un sinsentido. Crea falsas expectativas para nuestra comunidad de parte del macro: que siempre y cuando nos portemos bien, cristianamente bien, y nos andemos derechitos y derechitas, se nos aceptará. Es un mensaje que invisibiliza y devuelve al clóset a los LGBTT no cristianos, a los agnósticos, a los ateos, a los sidosos, a los que jamás podríamos caber dentro dese renglón. Es un intento innecesario de blanquear y desinfectar, sanear, esterilizar la lucha. Y yo no seré negado. No seré invisibilizado ni ninguneado con tal de que se logre una causa.

Un acercamiento crítico a la participación de Caleb en la marcha de mayo pasado y a las reacciones que su actuación suscitó, dejaría entrever que la lucha por los derechos de la comunidad LGBTTQ en Puerto Rico no puede ser descortés [ni atea, ni socialista, ni radical en sus posturas en torno al matrimonio o al sexo, o a la política o a la economía etc.] Pero, más que nada, no puede ser descortés. Y la palabra dios escrita en minúscula en una pancarta es descortés. Al igual que la palabra cabrón. Al igual que la palabra cuerpo toda vez que ésta, según el contexto, se refiere a la libertad sexual del individuo ante dios y ante el Estado. Bueno, ante el estado solamente puesto que tu cabrón dios no existe. Manténlo fuera de mi estado, leería mi pancarta. Y de paso, también quiero al Estado fuera de mí. Eso iría en otra pancarta. Me pregunto quién estaría dispuesto a marchar conmigo. Quizá Caleb. Me pregunto si estaría dispuesto a mantener su cuerpo junto al mío en una marcha. ¿Es posible hablar del cuerpo de una comunidad o un colectivo? ¿Cuántas pancartas harían falta?

Mi lectura de la pancarta de Caleb me lleva a pensar que no sólo habría que meter más cuerpos en la lucha, sino que habría que meter el cuerpo más en la lucha, muy a pesar de dios, y con muy poco amor. Me explico. Caleb, en su texto, se presenta como partidario de una filosofía y estrategia de activismo diametralmente opuestas a aquellas promovidas por Pedro Julio Serrano del colectivo Puerto Rico para Tod@s— quien es actualmente el activista más reconocido, vocal y visible en la lucha pro derechos lgbttq en Puerto Rico. La retórica de Pedro Julio, orientada hacia la aceptación y celebración de la diversidad, por un lado y hacia el reconocimiento formal del Estado de los derechos de las personas gay por otro (principalmente el derecho al matrimonio), está matizada por el lenguaje del amor. Este matiz es importante. Pues, según el activista, es precisamente el reconocimiento paulatino por parte de individuos particulares y por parte del Estado, de que las personas, aún cuando infinitamente distintas en sus cabezas, en sus preferencias y en sus costumbres y maneras, en el fondo aman igual, lo que llevará a la creación de una sociedad más justa y equitativa—un Puerto Rico para todos y todas. De ahí que se fomente el diálogo entre los diversos sectores, se celebren los pequeños despertares de conciencia y gestos cotidianos de cariño, solidaridad y empatía entre personas diversas (anécdotas que el activista regularmente comparte en su cuenta de Facebook, por ejemplo) y se busque establecer alianzas formales con funcionarios públicos y representantes electos. Acciones arriesgadas, se debe decir, en el contexto puertorriqueño cuando consideramos el carácter nefasto (y hasta criminal) de los comentarios y reacciones que recibe el activista cada vez que aparece una nota periodística acerca de sus ejecutorias en el espacio público, de su vida personal o de su estado de salud. Y ciertamente, acciones exitosas, cuando consideramos su rol en la aprobación del proyecto 238, por ejemplo.
Sin embargo, procede leer la retórica de Serrano y Puerto Rico para Tod@s, en clave de Caleb, precisamente porque su “performance” provocó discordia y la discordia a menudo permite breves momentos de alumbramiento. Escribe Caleb Acevedo:

Que no me mal-interpreten: admiro muchísimo la labor de Pedro Julio Serrano y todxs aquellos que se visibilizan de manera diplomática y con el respeto que no nos muestran a nuestra comunidad. Los admiro, pero ese nunca será mi acercamiento. Siempre deberá existir un individuo como yo contra quien cada 1,000 individuos como Pedro Julio Serrano se puedan medir en su diplomacia. No pueden existir ellos y ellas si no existo yo. Y ese es mi yugo autoimpuesto, aunque tampoco me sale del culo ser mártir.

Protagonismo aparte, repaso el texto de Caleb y pienso que su pancarta podría haber leído: “Mantén tu cabrón corazón fuera de mi cuerpo.” Puesto que Caleb no sólo se resiste a la idea de dios como dirigente de la lucha, sino que también se resiste a querer. El autor, me parece, correctamente señala que la lucha lgbttq según articulada por Pedro Julio Serrano ha asumido la obligación no solo de denunciar y transformar injusticias a nivel interpersonal e institucional, sino que también tiene la responsabilidad de querer a sus opresores. Obligación que Caleb interpreta como excesiva. Y podríamos añadir contraproducente, desde una perspectiva de cambio socio-político radical. Pues, como otros ya han señalado, la fijación con el matrimonio, sin más, por ejemplo, valida dicha institución social en vez de someterla a crítica y análisis y posibilitar formas diversas de organizar nuestras relaciones de pareja ante el estado. De igual forma, la fijación desmedida de parte de Serrano con el proceder de la religión organizada, o por lo menos con sus voceros mas conservadores en cierta medida ha servido para validar la posición de estos como hablantes principalísimos en el espacio publico (Representantes de PR por la familia ahora opinan y deponen en vistas sobre le legalización de la marihuana y sobre eduación con perspectiva de género) cuando lo más acertado quizá seria no reconocer su presencia y su voz hasta que al menos estos queden fuera del ámbito de protección que les provee el estado (mediante exenciones contributivas, por ejemplo).

De hecho, bien mirado, rara vez el estado es un problema en la retórica de Pedro Julio. Por lo general, es su interlocutor en el diálogo y la otra parte en acuerdos y alianzas. De ahí que sus críticas más severas vertidas por las redes sociales no vayan dirigidas a los haceres de actores políticos, sino en torno a cada acontecimiento relacionado a un cura pederasta o a un incidente de maltrato o perversión dentro de una familia tradicional que haya pasado desapercibido por fundamentalistas. Esto es preocupante en tanto es una manera de decir a nosotros nos importa la moral más que a ustedes. Nosotros somos los más dignos representantes de dios en la tierra. Nosotros los podemos sustituir como guardianes de la moral etc. Copio uno de sus status recientes de Facebook:

Esta noticia del abuelo que violó - por años - a su nieta y la preñó dos veces - en contra de su voluntad y sin su consentimiento, me tiene indignadísimo.

Este "abuelo" viola a su nieta por años, la preña 2 veces y dónde está la familia de esa niña? Y la denuncia de PR por la Familia, dónde está?

Sobre todo, me indigna el silencio cómplice y bochornoso de estos grupos fundamentalistas y la hipocresía que ni vergüenza les da.

Ante estos abusos sexuales a niñ@s, callan, no hacen marchas, ni conferencias de prensa. NI tan siquiera se expresan.

Pero hacen marchas, conferencias de prensa y ponencias en el Capitolio para oponerse a los derechos humanos de adultos que consienten, mientras callan ante abusos a niñ@s que no pueden consentir.

Esta gente denuncia el amor CONSENTIDO entre parejas de mismo sexo, pero CALLA ante abusos sexuales a niñ@s por parte de heterosexuales.

HIPOCRITAS de marca mayor. HIPOCRITAS!!!


Por otro lado, los y las aliadas de la lucha según Pedro Julio son múltiples. Y la multiplicidad, para ser sincero, preocupa. Puede ser casi cualquiera. Por ejemplo en enero el activista compartío con la alcaldesa de San Juan durante las Tradicionales Fiestas de San Sebastián, luego de que ésta intentara establecer protocolos de seguridad en clara violación de los derechos civiles de todos y todas. No por ello sin embargo la alcaldesa deja de ser una “aliada” pues (a saber cómo) una cosa no tiene que ver con la otra o valen más los esfuerzos formales e informales de Yulín a favor de la comunidad LGBTTQ, como si decisiones como esa no incidieran directamente en la vida de miembros de dicha coumunidad. Por ende “errores” de juicio, como el cateo patrio, se le pueden dejar pasar. Por eso de no crear enemigos, supongo. Lo cierto es que el movimiento desde Pedro Julio, valora la armonía por sobre todas las cosas menos la equidad que es la condición sine qua non para vivir en armonía. Pero, ¿y si la meta es el reconocimiento de la igualdad de derechos con el fin de provocar desde un ámbito de protección jurídica la desarmonía social y política, tal como tendría intencionado Caleb? ¿Habría espacio para esas personas en el llamado Puerto Rico para todos y todas? Mi impresión es que no. Pues hay una premisa inarticulada en la retórica y en el proceder activista de Serrano de que el movimiento de cambio social culmina en cuanto personas lgbttq puedan participar en el ámbito político en condiciones de igualdad, sin más.

Ante esto, conviene regresar al trapo de cartel de Caleb y considerar el lugar del cuerpo en la lucha. Ese cuerpo que irrumpe en un espacio y que incomoda al sostener pancartas con consignas como
Mantén tu cabrón cuerpo en mi cuerpo, ambos sujetos al estado, cómo no, pero capaz de escondernos en ocasiones y por sobre todas las cosas mantenernos libres para resistirnos a la idea de dios.” Claro, esa consigna es demasiado larga para una pancarta, pero quizá si cada uno escribe en su pancarta un fragmento y nos ponemos de acuerdo para marchar juntos. O quizá no. Quizá las manifestaciones de protestas más esperanzadoras son aquellas que exhiben discordias y conflictos internos. En ese ánimo, propongo anteponer el cuerpo de Caleb al corazón de Serrano. Ese corazón que según el activista“ama tanto.” Prefiero el cuerpo que marcha más y hace disque lucir mal a todos los demás que van marchando alrededor de él. Pues la armonía no es un valor en sí mismo. La discordia tampoco. Pero quizás hay un valor en reconocer que es imposible llegar a un acuerdo.


2.5.14

Oh the things you'll hear


No quería pensar que el Gobernador tuviese una inclinación por el discrimen1 pero al ver esta lista de los días festivos que pretende eliminar, es claro que me equivoqué2. Es indigente3 y raya en lo inmoral que se pretenda eliminar todos los días asociados a la raza negra de las conmemoraciones oficiales del gobierno. Además, el intentar abolir el día de un prócer que tanto hizo para Puerto Rico4 y que simboliza el movimiento político mas grande5 en la Isla es indignante y merece el repudio del pueblo6”.- Rep. Gary Rodríguez, en torno a la propuesta eliminación de los días feriados correspondientes a MLK y Celso Barbosa
1Creo que dicha inclinación ha sido demostrada una y otra vez desde antes que Alejandro García Padilla asumiera la gobernación. Véase: (1) Apoyo a enmienda constitucional para limitar el derecho a la fianza, (2) Falta de apoyo al proyecto 238 en torno a la discriminación por orientación sexual en el empleo, (3) Formulación de la Ley 130 (Retiro de maestras y maestros) y renuencia a aceptar su inconstitucionalidad, (4) Eliminación de la procuraduría de las mujeres, shall we continue?
2Eso le pasaba a menudo cuando debatía en la radio con Natal. Claro, a Natal le pasaba también. Pero eso no es excusa.
3Def. Pobre, mísero, sin los suficientes medios para subsistir. Suponemos que esto no es lo que quiso decir el Legislador.
4Pop quiz al Representante: Mencione al menos 5 contribuciones de José Celso Barbosa a la sociedad puertorriqueña.
5¿La chiquipolitiquería? Ejemplo perfecto: Hacer que le importa el tema del racismo en Puerto Rico porque le permite tirarle una “puyita” al gobe.
6Usted también, por supuesto.