14.3.14

la universidad y los "disturbios"


"Es lamentable que se llegue a ese nivel de agresividad que raya casi en la agresión1 y sobre todo que ocurra en el primer centro docente del País2. Mi llamado es a mantener la cordura, el diálogo y que las manifestaciones se hagan con respeto3. Al momento, no he recibido ningún planteamiento concreto4 sobre las razones de la manifestación del día de hoy. Sin embargo, tengan la seguridad que siempre serán escuchados y atendidos5 como ha sido nuestra política de apertura desde la Cámara de Representantes.” - Hon. Jaime Perelló, en reacción a los y las estudiantes que con su protesta provocaron la salida del representante en el día de ayer.
1Artículo 108 del Código Penal (2012), “Agresión: Toda persona que ilegalmente, por cualquier medio o forma, le cause a otra una lesión a su integridad corporal, incurrirá en delito menos grave.” Según la nota, un estudiante “se ubicó justo la lado de Perelló y le increpó.” Representante, al menos repase los elementos del delito antes de andar acusando a estudiantes de haberlo agredido, “casi."
2El primer centro docente del País ha sido y debe continuar siendo escenario principalísimo para la protesta. Lo que no debe ser es escenario para el atropello de la gente a manos de agentes del estado, como también ha sido. De hecho, la semana pasada se celebró el Festival Antonia, que algo tiene que ver con eso. Los pueblos no perdonan, dice la canción.
3La palabra “respeto” aparece una sola vez en las reglas de ética de la Cámara de Representantes que usted preside. Una vez escuché en el medio de una protesta en la universidad “la UPR se respeta o se te espeta.” Declaro un empate.
4Que se largue de la universidad. Que no vuelva. Digo, eso entendí yo. 
5Es difícil escuchar a la gente, sentado en el asiento trasero del carro con el motor encendido, el aire acondicionado y las ventanas arriba. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario