17.2.14

La Macarena


Hijo sale del dogout al terreno de juego con el guante del padre. Hijo trae al salón una edición estropeada de La Hojarasca con el apodo de juventud de su viejo escrito en la primera página en letras desiguales. Hijo hace su entrada a un mitin político con la canción de campaña que utilizó su papá cuando aspiró a la gobernación y ganó. Una de estas cosas no es como las otras. Prometo abundar en la diferencia, pero antes, ¿sabían que Bill Clinton también usó La Macarena en su campaña para la presidencia de EU en 1992? ¿Sabían que en el 1992 yo tenía 13 años y escuchaba The Chronic de Dr. Dre? ¿Sabían que la canción número uno de 1992 fue “End of the Road” de Boz II Men? Es entendible que a ningún candidato político le parezca apropiada una canción de final del camino como soundtrack para su recorrido por el territorio en busca de votos. La canción número seis de ese año fue “Tears in Heaven” de Eric Clapton, sobre su hijo muerto. Eh. En otras noticias, en el 1992 yo era jardinero derecho y leí The Hobbit. Según Wikipedia, las canciones de campaña tienden a ser "upbeat" y sirven para comunicar un mensaje positivo o resaltar alguna cualidad del candidato. En el caso del hijo que ayer hizo su entrada a un mitin político, la canción resalta que es hijo de su padre. Eso o que tiene muy mal gusto en música. O que está quedao en los noventa. O que nunca escuchó The Chronic. O que su padre nunca le prestó su guante de pelota o su edición de La Hojarasca. ¡Qué pena!

No hay comentarios:

Publicar un comentario