18.1.14

Un último comentario sobre el cateo patrio


 Me pregunto si bajo el plan de seguridad de la Alcaldesa se me hubiese prohibido la entrada a San Juan, con un print del mural de Abey Charron debajo del brazo. ¿Los canes de la policía estarán entrenados para detectar “arte provocativo que provoque”? Si la poesía es un arma cargada de futuro, ¿habré podido pasar por el punto de cotejo con mi libretita? Pregunto porque ni en los tribunales ni en los aeropuertos me ha causado problemas. Pero nada, ya no importa. No hay cateo. Según la Alcaldesa, hay backeo del tribunal para que visitantes a San Juan entren armas y drogas a las Fiestas. Ella se lava las manos.

“Yo no sé cómo tú puedes declarar inconstitucional algo que no ha sucedido, porque nunca sucedió...” manifestó Yulín cuando bajó la sentencia. Se me ocurre que tendrá algo que ver con la manera en que se redactó la ordenanza, puesto que ninguna ley u ordenanza puede ir en contra de lo dispuesto en la constitución. Además, supongo que hay un valor en prevenir los daños que el municipio le podría causar a las personas que participarían en las festividades. Admito, sin embargo, que el derecho pocas veces aparenta estar cargado de futuro, por lo que entiendo la confusión.

A mí me confundió, por ejemplo, que el municipio, por un lado, caracterizara las fiestas como una situación de emergencia en materia de seguridad y por otro, hiciera alarde de su programación extendida para las mismas, la gran cantidad de alcohol y comida, y el número récord de participantes que esperaba. Es casi como si el gobierno municipal tuviera intencionado crear una situación de difícil manejo para manejarla irrazonablemente. No se trata de una conspiración, sino de una compulsión o capricho del Poder. Después de todo, tanto el plan de publicidad como el de seguridad son de su autoría. No así el marco legal. Afortunadamente.

Las calles son públicas. Es un capricho o una compulsión democrática. Y la democracia, como la poesía, también está cargada de futuro. Tiene backeo. Y provoca.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario