30.1.14

Typo (re: Pandilla)


¿Ladilla hubiera sido peor o mejor? A mí me pasa con Repollo, as in Guillermo Repollo-Hill. Vamos, no me pasa a mí. Les pasa a otros cuando escriben mi nombre. A mí me pasa con el nombre de Edgar Allen Poe. Es Allan con a. Y con Allan Ginsberg. Es Allen con e. Esos no son errores graves.
Ginsberg era miembro de una especie de pandilla. Los Beats. De “beaten down.” A mí me pasa que me siento a escribir algo sobre la pandilla de Allan (con e) y lleno la página de “Beep” como el corre-caminos. Eso no quiere decir que escribo rápido, sino que muchas veces hago las cosas sin el debido cuidado, al garete.

Un pandillero es una persona que forma parte de un grupo que realiza actividades negativas o ilícitas. Típicamente, cuando la ciudadanía se ofende por las acciones de sus gobernantes les llaman bandidos o chanchulleros. O ratas. O dictadores. Pero no pandilleros. Mucho menos, poetas.

Poeta y pandillero tienen en común un sentido de complicidad. De pertenencia. Por eso es raro hablar de Allan (con e) Ginsberg sin mencionar a Los Beats, luego de tantos caminos que recorrieron juntos haciendo sonido al margen de la ley. A veces pienso que los márgenes de la ley o de la moral o la justicia son demasiado estrechos para jefes de estado, y por eso, tarde o temprano, se pasan de la raya. Es un fenómeno histórico.

La poesía tiene en común con la historia un sentido de negatividad. De “beaten down.” A mí me pasa que me siento a escribir poesía sobre la historia política de mi país, y lleno la página de reclamos de auxilio. Eso no quiere decir que escribo cosas tristes, sino que muchas veces miro las cosas que suceden a mi alrededor con demasiado cuidado y me deprimo. 

Ladilla es un insecto. Repollo es una planta.
Esos no son errores graves.

No hay comentarios:

Publicar un comentario