23.1.14

Sobre el veredicto en Pueblo v. Casellas


Mi fe en el sistema de justicia local está en que no me pillen— que nunca tenga que comparecer ante el juzgador con mi libertad en juego. Por lo demás, sospecho del funcionamiento de los tribunales en lo que concierne acceso, representación y tratamiento de la diversidad de acusados, y razonabilidad del remedio. Mi fe, por tanto, nace de mi renuencia a basar mi opinión de todo un sistema—en extremo responsivo a la ideología dominante en el país, y por ende culpable de la perpetuación de patrones de desigualdad social—en el resultado de un solo juicio.

Casellas culpable. Chévere. No esperé el veredicto en las afueras del tribunal. No lo celebro. Mi fe en la posibilidad de justicia social en Puerto Rico no surge de la certeza o la severidad del castigo. ¿Qué digo? El que la hace la paga, sobre todo si pudo pagar cuatro millones de fianza. ¿Qué digo? ¡El hijo del juez está preso! ¿Cuán mal, tú crees, la pasará un guaynabito en la prisión de Bayamón? Apostemos. ¿Qué hago? Ante las maquinaciones perversas de mi cabeza, necesito restablecer ¿mi fe o mi renuencia? Por un lado, me niego a creer que la celebración del veredicto entre diversos sectores de la población es producto puro de una cultura generalizada del castigo en Puerto Rico. Se articula en la alegría, me parece, una indignación propia de la lucha de clases. Por otro, me gustaría creer que será posible articular esa indignación en contextos de oposición política.

¿Qué se repudia más en Puerto Rico: la oposición política o el asesinato? No hay nada político en la muerte de una mujer. ¿Qué digo? La violencia contra las mujeres es sistémica. Es parte esencial del currículo escondido que establece una política educativa carente de perspectiva de género. De paso, los tribunales son escuelitas también. ¿Qué digo? Que el sistema de justicia no necesita de nuestra fe. Necesita de nuestra crítica y sospecha.

Casellas culpable. Chévere. Ahora qué hacemos para hacer justicia.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario