13.1.14

Fiestas de San Sebastián 2014: Private Party


¿Habrá que ser Testigo de Jehová para caminar libremente por las calles de este país? De ser así, me declaro ateo. Creo en los bienes de dominio público. Creo que por cinco pesos en ebay, me compro una caseta de campaña para acampar frente a un punto de cateo durante las fiestas, con un letrerito en la entrada ofreciendo asilo político a toda persona arrepentida de votar por Yulín. Será una comuna de gente muy cool que metió la pata en el pasado pero que está dispuesta a reparar con una revolución de amor y confianza en la capacidad del colectivo a cuidar de sí mismo en espacios públicos.

O mejor, qué tal si organizo un grupo para que esperemos en fila pacientemente, cumplamos debidamente con los protocolos de seguridad y la pasemos muy muy mal en las Fiestas a drede, cosa de que SANSE 2014 quede para la historia como un monumental fracaso de festividad— una mancha imborrable e imperdonable en la administración de Yulín, suficiente para sacarla del poder en el 2016. Ojalá.

A veces las protestas más pendejas resultan ser las más efectivas. Ejemplo: votar por Yulín para sacar a Santini. Okay, mal ejemplo. Quizá la mejor alternativa es una resolución tardía de año nuevo de no volver a creer en la loca idea de que verdaderamente hay alternativas entre los dos partidos principales. En la maquinaría de los partidos, punto.

Y ahora una breve intervención poético-panfletera: “Ay mi San Juan, ciudad carcelaría, qué linda se ve la patria del otro lado de tus muros.” No hay forma más pendeja de protesta que la poesía. Y, sin embargo, la magia de las palabras es que no importa lo cursi, pueden coger de pendejo a cualquiera. En su juramentación, con un taco en su garganta y casi sin voz, la nueva alcaldesa exclamaba: “No me dejen sola.” Demasiados nos conmovimos con eso. Y aunque nublada, se sintió como una tarde de luz. De la canción "Carmelo Después" (Rubén Blades, Maestra Vida, vol. 2): "Qué viejo se ha puesto el sol, pensaba el viejo DaSilva."

No hay comentarios:

Publicar un comentario