11.12.13

Renuncia


Me gusta cuando el gobernador habla de consecuencias y de pérdidas. Me gusta cuando prendo la radio y cojo la conferencia de prensa a mitad y por un momento pienso que están hablando de boxeo o de básket—eso de “el mejor en las últimas décadas.” Suena como el intro del próximo luchador a subir al cuadrilátero. Suena a la canción El Titán de Héctor Lavoe. Suena a Tú no Puedes Conmigo. Suena a dónde en el mundo estará Huracán Castillo cuando lo necesitas.

En las últimas décadas nuestros mejores secretarios de justicia han dejado mucho que desear y por hacer. Un reto: mencione los últimos seis secretarios de justicia en orden del menos malo al más peor. ¿Chicky Starr llegó a ser secretario de justicia? En la tele los sábados había todo un ejercito de la justicia, pero no tenián ni vice, ni tesorero, ni secretario. ¿Por dónde iba?

Me gusta cuando el gobernador aprovecha situaciones perdidosas para su administración y le recuerda a la población que cada acción tiene sus consecuencias. En este caso, a la acción se le ha llamado oficialmente “error”, “imprudencia.” La consecuencia es que el responsable pasa a la historia como “el mejor en las últimas décadas,” luego de tan sólo meses de trabajo. Una prueba: ¿Cuál es el nombre verdadero de Huracán Castillo? ¿Qué secretario de justicia en las últimas décadas ha hecho más que él por mantener vivo el ideal de la justicia en nuestra sociedad?

Me gustan las preguntas fáciles. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario