11.11.13

El último de los ídolos


  “¿Ese es Gallego?” Pregunta obligatoria al pasar por Puerta de Tierra. “La última vez que lo vi...” es como contar tiempo limpio o adentro. ¿Adentro de qué? Uno se graba el lugar, el día, la hora y hace una costumbre de moverse por la ciudad casualmente pero con rumbo fijo en caso de que la contestación a la pregunta sea gritar su nombre al hombre que se vira para abonar a nuestra desilusión.
Adentro de una nave espacial dirigida hacia la masmédula.
En la masmédula fue publicado en el 1954.
Gallego nació en el 1974.
Entre medio hay Veinte Poemas para ser leídos en el tranvía.
Cuando nos conocimos, me dijo que estaba escribiendo la primera novela sobre el tren urbano titulada El Último de los Congueros.
Lo busco en el tren también.

Estadísticas extraoficiales: Tres de cada cinco personas entre los 19 y 31 años de edad, residentes de Puerto Rico, que han leído un sólo poemario con gusto en su vida, leyeron Barrunto. Dos de cada tres lectores “casuales” de Barrunto se han aventurado a escribir un poema sobre la ciudad, vista desde una azotea. Mitad identifica La Cuna Blanca como su canción favorita, sin poder identificar la canción. Una tercera parte dice “chamaco” con ternura. Algunos se tiraron a la calle luego de una lectura de pájaro del libro en busca de su autor, que cuentan encontraron vestido de frío en pleno mediodía en Santurce. El autor les vendió un cuento chino. Ese cuento chino cambió su vida de maneras insospechadas. Por ejemplo:
Es posible morirse de frío en Puerto Rico.
Es imposible pedir un abrigo sin poner a prueba una amistad.
Como prueba de su amistad, el autor nos cuenta que para escribir ese libro tuvo que perder a todos sus amigos y ahora sólo le queda quien lo lea.

Señales de Vida: El último minuto de la canción “Barrunto” (C. Curet Alonso) del álbum The Big Break/ La Gran Fuga (1970) por Willie Colón y Héctor Lavoe, hoy a las 4:36pm, de las bocinas del tercer carro en línea en la luz de la avenida Ponce de León frente a la librería La Tertulia en Río Piedras.
Cambia la luz.
El conductor retoma la marcha.
Siento frío. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario