29.11.13

La venta y la marcha

i.

Jueves, 10:24pm
Toys 'R' US, Hato Rey

Las puertas abren a las 12am. Hay alrededor de ciento cincuenta personas en fila. Quizá más. No soy muy bueno sacando cuenta. ¿Cuántas personas caben en la sala grande del cine de Plaza? ¿Mil? La fila frente a la tienda es como la fila frente a la taquilla de Caribbean Cinemas. Por eso evito ir al cine de Plaza. ¿Hace cuánto no entro a Toys 'R' US

Hay seis funcionarios del PPT solicitando endosos de las personas que esperan en fila. En la marcha por la excarcelación de Oscar López estiman participaron alrededor de 50,000 personas. Eso dicen las y los organizadores. De acuerdo a la policía, fueron 25,000. ¿Habrá un agente de la policía cuya única tarea sea hacer estimados? ¿Será que sacar cuenta de la gente en un lugar abona a la seguridad pública? 

En Los Robles pienso viven encubiertos. Lo digo porque cada vez que se congregan más de quince personas en la cancha llegan los guardias. El número máximo de personas que pueden jugar básket al mismo tiempo es diez. ¿Cuál será el número mínimo de endosos para inscribir un partido político? PPT stands for Partido del Pueblo Trabajador. El estereotipo de la gente que se para en fila a altas horas de la noche para comprar juguetes y/o televisores es que no trabaja. ¿Cuántos endosos habrá obtenido el PPT? También estaban en la marcha para Oscar. El estereotipo de la gente que marcha en este país es que interesa desestabilizar el país. A menudo la gente en fila para las llamadas ventas del madrugador se descontrola y la actividad se torna en una amenaza para la seguridad pública. Sin embargo, según la teoría política, las ventas del madrugador abonan a la estabilidad del orden social. 

Por otro lado, hay gente que no puede marchar— ni por Oscar ni por nadie—por razones de trabajo. ¿El trabajo abona a qué exactamente? En ocasiones, uno se siente forzado a tomar partido con respecto al orden social: a favor de las marchas o a favor de las ventas. Unas siete personas se bajan de una minivan y hacen camino hacia la juguetería desde una esquina del estacionamiento, todos y todas con camisas negras, marchando.

(11/28/13)

ii.


El gobe no llegó. Ni Oscar. Oscar estaba excusado. La excusa de Oscar es que había un nene marchando de la mano de su mamá con una pancarta chiquitita en construction paper verde, pegada a un palito de payco que decía “Libertad para Oscar” con dos a. Y Oscar decidió que había más que suficiente belleza sobre la brea en este sábado de sol, así que mejor pasaba el tiempo a solas considerando cambiarse el nombre a Oscaar. Brillante idea esa de sumarle una “a” al nombre del hombre que el chico escribió como nadie ha escrito nunca. Con una demasía necesaria. Bienvenida. Para que el nombre mismo del hombre que deseamos tener cerca albergue la urgencia de gritarlo en las calles hasta que vuelva. Yo le sumaría una “a” por cada año de cárcel. Le sumaría una “a” por cada año de vida. Una por cada año mío, y una por cada paso que dimos cada uno de nosotras y nosotros en la marcha de hoy, hasta hacer de su nombre un grito agónicamente largo, plural, esperanzador.

El nene tenía tenis que encendían una luz pequeñita cuando pisaba. 

(11/23/13)

No hay comentarios:

Publicar un comentario