22.10.13

Macaroons


El corillo del cigarrillo frente a la uni es boys only. Sin mangas o con. Cortos o mahones, no importa. Gorras y/o gafas required. La conve entre los chamacos no es Chamaco’s Corner—demasiado anticuado. Tampoco hablan “como universitarios.” Llegan a la uni con pon, en tren o Tercel. Hablan de basket. Visten de Nike. No comparten los audífonos. No se los quitan para conversar. En sus mini-mochilas llevan todo lo necesario para sobrevivir media mañana de clases: libreta, lápiz, cargador del celular. Nacieron entre el 93 y el 95. En el 1994 salió Sin Parar de Wiso G. Pregunto y nadie lo ha escuchado. Pido un cigarrillo. Dejé de fumar hace un año casi. Lo pido para enterarme de la composición del cuadro de los Heat esta temporada. Suena un celu: bachata. Suena otro: Kendo Kaponi. Suena el mío: audio de Rafael Acevedo leyendo Guaya Guaya. En la clase hablamos de clase social.

Algunos colegas profesores en los Estados Unidos escriben sobre música y sociabilidad en Puerto Rico. Me pregunto si saben de la música que escucha la mayoría de los chamacos en el País. ¿Habrán siquiera leído Chamaco's Corner? Salió en el 1998 como intro al disco El Cartel de Yankee.

Yo no soy muy sociable. A menudo hago las preguntas equivocadas. En la clase de hoy, por ejemplo, pregunté a cuántos les gustaba la salsa. Coquí. En Puerto Rico, sin embargo, y según lo que uno lee en las redes sociales, la salsa está pegá. Al menos entre el profesorado. Y entre el corillo de la Avenida Universidad.

Estamos hablando de corillos distintos. Estamos hablando de diferencias de clase y de claque. Estamos hablando de que los Heat firmaron a Michael Beasley, míster, y los chamacos dicen que el campeonato se queda en Miami. Los chamacos jamás han puesto un pie en Miami. ¿Los chamacos de Miami serán más sociables que los chamacos de Cupey-Caguas-Caimito? ¿La salsa estará igual de pegá allá de lo que está acá? Porque el corillo de acá no escucha salsa. Escucha de gente que se va a vivir por allá, a donde queda Miami. Los despiden con una bachata. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario