28.10.13

Apología a Luis Rafael Sánchez


Los escritores jóvenes ya no quieren escribir como tú—heriste sus sensibilidades. Ultimamente, la única sensibilidad susceptible a heridas es musical. Cuando llegue la hora de despedirme de la isla, yo quiero High and Dry de Radio Head en mis audífonos, quiero Cuentos en Cuerpo de Camisa debajo del brazo, quiero a mi amor a mi lado y el odio de mis colegas en las redes sociales. Quisiera, además, mi edición de la Guaracha autografiada. Y una foto contigo para mi perfil de Facebook. O quiero Creep porque cuando llegue la hora de mi despedida, el País lucerá tan hermoso como luce hoy, y me dará rabia conmigo y con él, al decir adiós.

Si ésta fuera una columna tuya, la palabra adiós abriría una ventana discursiva a un registro exquisito de composiciones musicales, que a su vez tendrían al lector sangrando por la herida. Mientras escribo, tengo La Palabra Adiós de Tite Curert Alonso (canta Rubén Blades) en mis audífonos y mis heridas de hoy en orden ascendente son: vivir, vivir en el País, creer que hacer una vida en el País es posible a largo plazo, aplazar mi salida, sonreír críticamente en el ínterin. Creo que tu columna de ayer tenía algo que ver con esto. Pero según algunos de mis colegas, tiene que ver con prejuicios, insensibilidad y rechazo de aquellos y aquellas que deciden partir del País.

Chico, Wico (así te llaman los hombres mayores en Río Piedras que más me acuerdan a ti), mañana hay una lectura sin pausa de la Guaracha en la universidad y me temo que la lectura tenga que pausar por falta de quórum. Resulta que en el País no se puede hablar mal de agrupaciones de salsa ni de los giros discursivos que comunmente se utilizan para hablar de la vida en el País. Cometiste la segunda falta. Y es grave. La pena es largarte y que te tilden de hipócrita. La pena es retractarte y que nadie olvide. La pena es que nadie más quiera escribir como tú o peor, que todos escribamos como tú, pero que tú no existas en nuestra imaginación literaria.

Nada, que me gustó tu columna. Que no dice lo que otros dicen que dice. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario