13.9.13

Togados


i.
Tu padre es juez. Te criaste con al menos dos hombres armados caminando a no más de cinco pasos detrás de ti. Aprendiste a temprana edad que la decisión de portar el arma a la cintura o en el tobillo depende del largo del brazo del guardaespaldas.
A los nueve años te sentenciaron a un mes sin televisión por aterrorizar a un cartero con el Smith & Wesson de tu papá. Tu reputación en la elemental fue producto exclusivo del día en que te presentaste con tres casquillos de balas para el Field Day. A las monjas no les pareció gracioso.
En séptimo grado habitabas tu país consciente de que ningún dictador o demagogo respetable jamás ni nunca tendría a tu isla en mente cuando revelara sus planes para dominación global. No obstante, el carro del viejo tenía chicharra, altoparlante, y sirena, y dedicabas las noches de semana a detener automovilistas en el expreso.
Fanático del béisbol, esperabas pacientemente en las afueras del Hiram Bithorn mientras el alguacil de turno le pedía el número a la misma acomodadora de palco que se tiraba al “Indio” Sierra. Ese invierno fuiste a todos los juegos de los Cangrejeros. Desafortunadamente, el guardaespaldas no te pudo acomodar a la sobrina de la doña y no tuviste novia hasta mucho después de que tu viejo se mudara tras otra caseta de guardia, más allá de otro portón, otra valla.
Todavía lo recuerdas sentado frente a una paca de papeles legales limpiando su revólver en camisilla, y cada vez que te doblas para amarrarte los zapatos, calculas el tiempo que te tomaría sacar tu Smith & Wesson, y recibir al cartero.
(2004-2013)
ii.
Tengo una punto 40

y una AK 47
y una M16
y una Colt 44
y una .357
y un rifle de perdigones
y granadas
y un arco y flecha
y una honda
y bombitas de humo
y estrellitas ninja
y chacos
y una bazooka
y más trucos que el cinturón de Batman

(ten cuidado)
-Acción Poética Puerto Rico
(6/30/13)
iii.
29 armas de fuego fueron incautadas de la residencia de la familia Casellas Paredes en la urbanización Tierra Alta 3, mientras que la licencia para portar armas de Pablo Casellas fue suspendida por representar un riesgo a la seguridad pública.
-Notiuno, 8/2/12
iv.
Chico, Pablo, hubieses huido. Yo, en los zapatos de tu papá te montaba en el carro y cogía la autopista al sur con un convoy de patrullas estatales detrás.
A lo O.J.,” dijo el tipo detrás de mí en la fila para pagar en el supermercado. Entendí “oye” y me viré con cara de cuál es tu problema, pero la cosa no era conmigo afortunadamente. Era contigo, chico. El tipo decía, “si su viejo tenía cuatro millones para fiarlo, seguro tenía cuatro millones para ayudarlo a correr. Esconderlo.”
A lo Filiberto,” contestó el tercero en la fila pero no creo que ese sea el referente correcto. Acto seguido, comentaron “lo porquería” que fue tu arresto y pagué.
Chico, Pablo, en el 1994 yo miraba la Bronco blanca en la televisión seguida de cerca por las patrullas de la policía de Los Angeles y me preguntaba por qué diablos no iban más rápido si la intención de una parte era huir y la de otra atrapar. Algo parecido me preguntaba ayer mirando tu arresto en la tele.
¿Por qué tanto show?” me preguntó un estudiante esta mañana, “si cuando la policía quiere arrestar a alguien de veras, rompen la puerta y te sacan de la casa estés como estés a la hora que sea y si es de noche, mejor.” No supe cómo contestar. Opté por hacer chistes. Pero cuatro millones de fianza no es un chiste. Es inconstitucional. Por otro lado, cuatro cheques certificados de un millón de pesos cada uno en cuestión de horas para sacarte me ofende de una forma brutal, aunque no sé exactamente por qué. Mas no son ganas de reír lo que siento.
Ganas de huir, quizás,” me propuso un colega en el trabajo y continuó “el dilema que tenemos nosotros aquí no es cómo identificar la gota que al fin ha venido a colmar la copa de nuestra estadía en el País, sino sabernos colmados desde el inicio, diariamente, y a pesar de ello, hacer para quedarnos.”
Chico, men” alcancé a decirle y salí para el supermercado. Huyendo.
(9/6/12)
v.
Banda sonora para la travesía:
Sal a Caminar, Roy Brown
Del Barrio Obrero a la 15, Willie Rosario
Las Esquinas Son, Ismael Miranda
Tierra de Nadie, Intifada
Canción del Elegido, Silvio Rodríguez
La Bala, Calle 13
Indestructible, Ray Barreto
Calle Luna Calle Sol, Héctor Lavoe & Willie Colón
Viernes 13, Vico C
La Cuna Blanca, Raphy Leavitt & La Selecta
(6/7/13)
vi.
Según la prueba, Santiago Concepción, siendo juez, visitó puntos de droga varias veces para comprar cocaína, golpeó en público a su esposa en incidentes que fueron hasta grabados por testigos con sus celulares, mintió a médicos para encubrir el origen de las heridas que reflejaba su esposa, le controlaba su vestimenta al punto de meterse con ella en los probadores de las tiendas, le retenía su salario, y la dejó sufrir de golpes, fractura de costilla, y heridas abiertas sin llevarla a recibir atención médica de urgencia. También, la sometía repetidamente a insultos relativos a su raza, su apariencia física, su origen social, y su profesión.
En una ocasión, los golpes y gritos provocaron que un vecino de la pareja llamara a la Policía, a los cuales la mujer despachó asegurando que no pasaba nada. "Cuando la Policía se marchó, el querellado se asomó al balcón riéndose", indica el Supremo, a la vez que relata que en una ocasión, el juez amenazó a su esposa con matarla y con que la iban a encontrar "con un alambre de púa". "Según ella testificó, él se jactaba de que sabía cómo hacer esas cosas porque fue fiscal", dice el escrito del Alto Foro.
-Noticel, 8/22/13
vii.
(en la gas)
No podemos olvidar que los jueces también son seres humanos y todos tenemos nuestras debilidades. Y, vamos, las mujeres pueden sacar a uno por el techo a veces. Y eso hay que atenderlo como hombre. Viste, hay límites. Tampoco uno puede estar en la onda de masacres caseras, pero hay días en que la paciencia se agota. Y, tú sabes, las mujeres están del carajo también. Lo de meterse perico eso ya son otros veinte. Eso es delito. Y los jueces no están por encima de la ley.”
El don saca dos Heineken de la nevera, un litro de leche. Pide unos Winston 100, paga con un billete de veinte. El cambio para la bomba 7. Le dice “amorcito” a la cajera. Se va.
(8/23/13)
viii.
La vida privada de nuestros funcionarios públicos también es político.
-Acción Poética Puerto Rico
ix.
(Acerca de ex parte AAR)
Mi viejo solía decir que si el pueblo tuviera idea del gran poder que ostentaban los jueces del Tribunal Supremo, le prestaría mayor atención a su quehacer. Era una frase que utilizaba las veces que sentía que alguna persona no lo estaba tratando con la deferencia que él solía esperar (y exigir) de los demás. O cuando, en un restaurante, el mesero se demoraba en traerle la comida o la cuenta o el cambio. Lo decía un poco en son de broma. Pero con mucha mala leche, aunque mi viejo no acostumbraba utilizar la expresión “mala leche” que yo recuerde. Sí gustaba incluir en sus opiniones escritas que ciertas cosas, como podría ser un error de parte de uno de sus colegas en el Tribunal, son tan obvias que “salta[n] a la vista y hiere[n] la retina.” Un ejemplo de semejante error podría ser lo siguiente:
Mediante la Sentencia mayoritaria que hoy emite el Tribunal en el presente caso, y la Opinión concurrente que sirve de sostén a la misma, el Tribunal jurisprudencialmente abre el camino y sienta las bases para que en nuestra jurisdicción dos personas del mismo sexo, uno de ellos transexual, se puedan casar entre sí.
Esa es la consecuencia jurídica inescapable de la decisión que hoy se emite; ello en vista del hecho de que, a base de una mera aseveración de que se siente mujer y de una intervención quirúrgica que no cambió el sexo de la persona como tal, el Tribunal convierte a Andrés Andino Torres en una mujer para todos los efectos jurídicos, pudiendo esta persona contraer matrimonio, como una mujer, ya que su certificado de matrimonio así lo establece de manera oficial.”
Así leen los primeros dos párrafos de la opinión disidente emitida por mi viejo en Ex Parte Andino Torres, donde una mayoría del Tribunal permitió hacer el cambio al certificado de nacimiento de una persona que se había sometido a un cambio de sexo. En aquella ocasión, el Tribunal decidió, conforme al principio de equidad, que la realidad jurídica contenida en los documentos estatales debía ajustarse a la realidad social, vivida de una persona. Mi viejo, sin embargo, sólo anticipaba y temía de la posibilidad de que Andino pudiera casarse legalmente con un hombre. En cuyo caso, a su parecer, el Tribunal estaría legalizando el matrimonio de dos personas del mismo sexo. El error que saltaba a la vista y hería la retina es que Andino Torres era mujer. Obvio. Pero mi viejo no lo podía o no lo quería ver.
En el día de ayer, una mayoría del Tribunal utilizó el miedo de mi viejo como precedente para su análisis jurídico y dio al traste con los principios fundamentales de nuestro ordenamiento legal. La mayoría no pudo o no quiso ver la realidad social, vivida por una familia compuesta por dos mujeres y una niña. Y en cambio le impuso una realidad jurídica fundamentada en los más nefastos principios de las más burda exclusión legalizada.
Hay errores que se repiten,” afirmación que no podría atribuirle a mi viejo ni a nadie más, pues medio mundo lo dice. El error, en ocasiones, visibiliza el poder. Lo trae a la luz. Para que salte a la vista. Hiera la retina. Hoy muchxs de nostrxs amanecimos restregándonos los ojos, dolidxs, intentando de nuevo enfocar la vista en nuestro mundo inmediato, para que la inmediatez del error cometido por el Tribunal no nos ciegue. Y podamos permanecer por siempre vigilantes.
(2/21/13)
x.
¿Quién llorará por la niña en la propaganda cristiana en contra de la adopción por parejas del mismo sexo? Pregunto porque la niña en el billboard luce triste. Imagino que el mensaje que supone comunicar la imagen es que la niña llora por falta de mamá o de papá, según sea el caso. Cínicamente podría responder de la siguiente forma: Pablo Casellas se crió con papá y mamá y mira qué bien ha salido todo. Pero no quiero responder desde el cinismo. Prefiero hacerlo desde la imaginación política, donde convoco a un grupo de compas, nos encapuchamos, escalamos el poste y vandalizamos la imagen de la niña compungida con una sonrisa en colores brillantes. Los del arco iris.
(8/25/13)
xi.
Introducción a las Ciencias Sociales, 1er día de clases
Pregunta: ¿Qué cambio quisieran promover en su casa, comunidad y/o país?
Contestación: “Yo quisiera una familia bien poco tradicional, donde las mujeres de mi familia al menos tuvieran la oportunidad de morir por causas naturales.”
(8/21/13)
xii.
El Tribunal Supremo de Puerto Rico destituyó a Santiago Concepción de su cargo y lo desaforó del ejercicio de la abogacía, tras una investigación que probó un espeluznante patrón de violencia física y psicológica contra su esposa en episodios muchas veces marcados por el uso de alcohol y cocaína, así como que matizados por un sentimiento de impunidad debido a su cargo público. No obstante, su confirmación como juez durante la sesión senatorial en el 2009 fue avalada aunque la misma no fue a vistas públicas.
Conozco personalmente a uno de los confirmados, que es ahora el señor Juez, Reinaldo Santiago Concepción. Y a algunos de los otros confirmados también he tenido el placer de conocerlos, pero con Reinaldo tuve la oportunidad de estudiar, y puedo dar fe que hay una Sala más en el Tribunal Superior que estará segura y donde se impartirá justicia,” dijo García Padilla según citado por el Diario de Sesiones del Senado.
-Noticel, 8/26/13
xiii.
Tu toga me la explota.
-Acción Poética Puerto Rico

No hay comentarios:

Publicar un comentario