18.9.13

Matemática


Un bumpersticker lee: “Es fácil vivir apegado a tus valores.” La parte de es fácil vivir está en letras grandes, blancas con un fondo verde. La parte de los valores está en letras mucho más pequeñas y verdes con un fondo blanco. Tengo issues con esto. En primer lugar: No es fácil vivir. Segundo, ¿qué valores? Tercero, junto a ese bumpersticker hay otro de una ecuación matemática: “Matrimonio= (insertar hombre de palito) + (insertar mujer de palito).” Primero, odio la matemática. Segundo, encuentro a los muñequitos de palito híper-tiernos y me molesta que los utilicen para propaganda mierda de derecha. Tercero, si vamos a jugar a la matemática con el matrimonio, hay tantas otras ecuaciones mucho más representativas que esa, por ejemplo: “Matrimonio= (insertar lápida) + (insertar llamas) + (insertar diablo con cuernitos y tridente y cola).” Me gusta la palabra tridente. Usémosla en una oración: “Lo que no daría por un tridente ahora para pincharle una goma al don fascista que tranquilo espera a que cambie la luz sentado en al carro frente a mí, silbando—¿está silbando?-- parecería que el don está silbando, ventanas abajo, feliz de la vida, regocijándose en el hecho de que su vehículo cumple la doble función de método de transporte y cruzada de odio.” Definitivamente, no es fácil vivir sin matar. La vida, de paso, es un valor. El respeto por la vida ajena también. Pero al momento se me hace extremadamente difícil vivir apegado a esos valores. Como se nos hace casi imposible a muchos y muchas de nosotras aquí continuar viviendo en una comunidad que reduce la multiplicidad de relaciones afectivas posibles entre las personas a estúpidas ecuaciones matemáticas de nivel kinder. En fin. Nada, que muchas veces deseo vernos como muñequitos de palito—felices de exhibir las infinitas variedades del trazo. Poder borrar, tirar la línea de nuevo. Hacer. Rehacer. Vivir aferrados a eso. 

2 comentarios: