21.9.13

Esquimalitos


En la radio, José Nogueras, animado e insoportable, me exhorta a mantenerme positivo. Acabo de ver una pancarta colgada de la reja de un puente peatonal en el centro de la ciudad con el siguiente mensaje: “PR sonríe, el cambio comienza contigo.” A ver. Me sonrío y nada. Insisto. De que cero. Pero, antes de darme por vencido, con las comisuras de mis labios estiradas hasta el límite, aplico la teoría a la práctica y exclamo: ¡Gracias Victor Fajardo, nuestros mejores liricistas te deben una! Me explico.

Qué sería de la intervención de Tego en La Misión volumen 3 sin sus ya clásicos versos: “Nos tienen de mango bajito/ Porque somos negativos pa' los chamaquitos/ Y Fajardo que se llevó hasta los esquimalitos/ Mano dura, cortina y humo pa los federicos.” O de Eddie Dee sin el coro perfecto para su “bronca generacional” Censurarme por ser Rapero, que dice: “A mí no me importa si te gusto o te disgusto/ pues mi diploma de cuarto año está firmado por un corrupto.” Así las cosas, el mensaje positivo del día es: Un País con una larga tradición de corrupción gubernamental es un País con una rica tradición de música rap. Al callao.
Sufre José Nogueras.

Hay teorías criminológicas que apuntan hacía los beneficios sociales del crimen. Lo cierto es que la actividad delictiva rampante provee para un sistema de justicia criminal vigoroso, con una diversidad de oportunidades de empleo para aquellos y aquellas interesadas en laborar para el aparato represivo del estado, el cual opera de formas muy misteriosas (U2, 1991, del álbum Achtung Baby). Una de estas formas es enjuiciando y encarcelando chamaquitos por posesión de narcóticos por un lado, y concediendo los privilegios de la libertad bajo palabra a corruptos de carrera, por el otro. Eso no lo digo yo, lo dicen Eddie y Tego. Pa que se lamban.

En octubre, se celebra en la Isla el Festival de la Palabra con autores locales y del mundo. Me pregunto si Fajardo se dará la vuelta por el Museo de Arte. Después de todo, la palabra es el punto de encuentro de la educación y la libertad, y él se ha beneficiado infinitamente de los sistemas que regulan ambas. Sería un orador perfecto para la ceremonia de apertura. Es más, sería un MC perfecto en la próxima edición del Guaya Guaya Fest. Sería un anfitrión perfecto para un programa de radio. Sería un candidato perfecto para ocupar una plaza en el gobierno, o como asesor de alguien con plaza en el gobierno, o como cabildero del sector privado con intereses particulares para traer ante la consideración del gobierno, o como maestro. Ya lo dijo Tego: “si vamos a hablar de caco, tú me diste clases.” Rai tru.

No hay comentarios:

Publicar un comentario