27.9.13

Cornel West en Puerto Rico (el evento)


uno

Hacía falta escuchar el nombre “Albizu” desde la tarima del Teatro de la Universidad de Puerto Rico, pronunciado con ternura y convicción, en la voz de un hombre que pronuncia el nombre como puede, a la mala, amorosamente. Hacía falta traer a memoria el nombre de Lolita Lebrón, desde el registro privado del hombre que nos visita en tarima, el nombre “Lolita” sacado de un recuerdo del visitante en el Detroit de 1980. Hacía falta escuchar esos dos nombres en la tarima del teatro de la universidad, traídos a colación como perfectos ejemplos de militancia y amor— “ancestros para apreciar críticamente.” El visitante entonces vino cargado de regalos. A ese regalo se le llama deberse a una tradición para apreciarla, escudriñarla, considerar morir por ella.

dos

Afuera, luego del conversatorio, una poeta-performera de la escena local (allá para los tiempos en que había una escena de poesía/performance en el País) declamaba unos versos terribles.

Es hora de declarar a Guanina nuestra poeta nacional.

tres

Integridad, honestidad, decencia y virtud jamás han sonado tan cool en boca de un académico/celebridad/activista ever. “Esos valores sí cuentan,” pensé.
Todos suenan a lucha.
Definen los contornos y el contenido universal de toda lucha.
Inspiran a luchar.

La isla espera.

cuatro

El visitante gateó para abrazar a la hija de Albizu.
Un chamaco se paró justo al frente de ellos para sacarse una foto con un thumbs up.
Acto seguido, la subió a Facebook de seguro.
El primer paso, se me ocurre, es aprender a reaccionar ante la belleza.
Mi reacción inicial fue sacarle una foto al chamaco sacándose una foto junto a él abrazándola a ella, ella abrazándolo a él.
El segundo paso es aprender a reaccionar ante las pendajaces-- no sucumbir ante el cinismo-- cuando tengo la oportunidad de atestiguar la belleza. El chamaco no es importante.
El visitante, luego de hablar de valentía y resistencia, supo cuando era preciso gatear.
Eso es lo importante.

cinco

El visitante habló de un poder superior. Y yo le quise creer.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario