1.9.13

Caribbean Cool


A Carlito por poco lo botan del colegio la semana después del Welcome Dance por dizque romper la ventana del carro de Memo y Vale para tumbarle unas grabaciones de estudio. Los muchachos de la clase circulamos una carta-petición a la administración en defensa de nuestro amigo. Lo citaron con sus papás. Para nuestra sorpresa, el viejo vino vestido de traje.

En el colegio raza era la diferencia entre entrar por beca o entrar por herencia. En el caso de Carlito, los billetes ensangrentados no alcanzaban para comprarle un apellido de prestigio fuera del cuadrilátero. Tuvo que disculparse frente al estudiantado y la facultad.

Algunos nos preguntamos si la “expulsión” de Carlito del colegio sería el gancho publicitario para anunciar su entrada al ring. El acróbata, sin embargo, apenas se había aflojado la corbata y los curas nos despacharon luego de la oración.
El año siguiente tocaron Maicol y Manuel.
No, Chezina.
Hoy día Carlito se dedica a lo que hacía su papá.
A lo que hace.


No hay comentarios:

Publicar un comentario