18.8.13

Cosas para hacer en el Viejo San Juan un Domingo


Un sit in en las mesitas de afuera del Restaurante Makarios en protesta por la ocupación ilegal del cantito de plaza donde pusieron sus mesitas y matas para el beneplácito de su clientela. El sit in consiste en tomar asiento. Rehusar el menú. No ordenar nada. Abrir un libro. Tomar aire. Pedir hablar con el gerente cuando el mesero te pida, primero de manera muy cortés, luego menos, que te vayas. Explicarle al gerente que la plaza es para el uso y disfrute de la ciudadanía en su totalidad, no importa si la gente interesa consumir o no. Solicitarle que baje la voz. Comunicarle que tú muy tranquilamente le devuelves la silla que ocupas y sin molestia alguna tomas asiento en la sillita de playa con la que cargaste a tus espaldas con emoción para esta ocasión. Aprovecharás la coyuntura para sacar una paca de boletines, opúsculos y pasquines de tu mochila y comenzarás a distribuir literatura acerca de los bienes de dominio público entre la clientela. El gerente amenazará con llamar a la policía. Tú amenazarás con repetir la manifestación al día siguiente, con más gente y carteles y prensa. Intentará levantarte de la silla a la fuerza, pero tú eres una gran roca en el fondo del mar, dijo Gandhi. Él será mucho más grande y más fuerte que tú, pero la convicción y la fe de un desobediente civil pueden más que la masa muscular del opresor, dijo King y tú le creerás, por tanto el hombre no logrará moverte. Derrotado, iracundo, llamará a los guardias. Te arrestarán por alteración a la paz.Te identificarás como activista al rescate de los espacios públicos en peligro de extinción. Te montarán en la patrulla y desaparecerás en la noche sanjuanera hasta una próxima cita con el destino político de tu País. La clientela continuará su cena con normalidad.
Ir al morro.
Volar chiringa.
Comprar piraguas.
Sacarte fotos con cotorras, gallinas de palo en la cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario