15.6.13

Elogio del Fondo


Acabo de leer un libro sobe cocina puertorriqueña, una mierda, pero al menos es uno menos que tengo que escribir. Yo tengo muy mal estómago. Me cagan las películas de horror (p.e. House of the Devil, donde la muchacha que no supone morir hasta mucho después encuentra pelo en la bañera).
El libro es Elogio de la Fonda de Edgardo Rodríguez Juliá y no es un libro de cocina así como así y la verdá es que no lo he leído. Ni lo leeré. Yo tengo muy mal estómago para la buena literatura. Por eso compro cómics.

¿No les pasa que cuando entran a la tienda de cómics se sienten infinitamente más cool que el resto de la clientela y por ende infinitamente más awkward y fuera de lugar?

Antier me encontré a un amigo escritor en la tienda de cómics y los dos acordamos no decirle a nadie que nos encontramos allí, tan lejos de La Tertulia. Me decía mi amigo que ahora que Lalo ganó el Rómulo Gallegos seremos tan famosos como los costarricenses. ¿O era parisenses? ¿Es parisenses o parisinos? 

Ese es el problema de la literatura puertorriqueña—esta oración. Mi problema con la literatura es que casi nadie en La Tertulia cuenta los cómics como literatura. Pero eso no es culpa de nuestra condición política. Nuestra condición política es la culpable de oraciones como “ese es el problema de la literatura puertorriqueña.” Not really. La culpa la tienen los costarricenses. 

 ¿Leerán cómics en Costa Rica? ¿Habrá literatura?

No hay comentarios:

Publicar un comentario