30.6.13

Breve recuento de la crueldad un domingo


El 6to Festival del Fricasé de Cabro se celebró hoy en el estacionamiento frente al Burger King, al lado de San Patricio Plaza en Guaynabo. “De Naranjito para el mundo,” me dijo una señora acerca de sus jabones homemade. Tras ella, había cuatro cabras flacas, un par de cabritos rompe-corazones, un pato, tres ponies miniatura para traumatizar a los chamaquitos. Había pinchos y piña colada. En las demás mesas tenían panqueques, plantas, crema de manos para la venta. Yo creo haber visto una señora meter uno de los jabones de almendra y leche de cabra en su cartera sin pagar. Una Louis Vuitton. Los cabros eran súper amistosos. Eso lo hizo mil veces peor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario