18.4.13

Ignacianos


“¿Conoces de Manuel Abreu?” Por lo general, los emails que envía mi tío sólo contienen enlaces a artículos que, piensa, serán de mi interés. Un ejemplo: “Don't burn your books-Print is here to Stay” del Wallstreet Journal. Otro: “You won't believe your eyes.” Ese nunca lo abrí. A veces me envía citas de personas famosas— ex-presidentes americanos, for the most part. Subject: “A notable quote.” O chistes: “Fw: A pastor's ass.” Casi nunca contesto. Hoy es la excepción:

-¿Adorno?
-Sí.
-Seguro. ¿Por qué?
-Era de mi clase. Ignaciano.

Casi todos los hombres de mi familia estudiaron en San Ignacio. Dos tios y dos hermanos. Cinco primos. Y yo. It's like a thing with them/us. Este año son los treinta años de la clase de mi tío y de

-¿Adorno? ¿Ignaciano? ¿En serio?
-Yes sir.

Una cita notable de Abreu Adorno es: “dramatizaba en exceso sin comprender, sin haberme adentrado a los mecanismos secretos que regían mi propia vida.” En San Ignacio su vida, como la mía, estuvo regida por Jesuitas (y elitismo y macharranería, entre otras cosas). Murió en Paris a los 29 años. Cuando conocí este dato, yo tenía 25 y me di cuatro años más para escribir algo verdaderamente significativo. Sigo en esas.

Le pregunto a mi tío qué recuerda de él. Me lo describe físicamente a los 16, 17. No dice más. "Era pequeño."
"Y Grande," respondo yo. 

Me pregunta cuán importantes son sus libros.

-Rigen mi vida.
-Tú siempre tan dramático.

No hay comentarios:

Publicar un comentario