26.1.13

Happy to be here


Yo tuve un sueño feliz. Quise hacerlo una canción. Era que estábamos sentados en un muro en la ciudad mirando a la gente chocar unos con otros y te dije “es un milagro que nos hayamos quedado aquí, cabizbajos pero sonrientes.” “Lo dices porque el ruido, el descojón y el pánico te han vuelto sensible, ah, charlatán.” “Lo digo porque a veces estar aquí es maravilloso, sólo que me lo tengo que recordar cuando salgo en busca de cigarrillos y se me ocurre que yo ya no fumo, o cuando me comprometo a no llorar mientras se hace el café. Aunque hasta el café a veces me da ganas de llorar.”

“Es como la rana que canta.” “¿En qué sentido?” “Lo de quedarse, quiero decir. Hay una razón muy buena, suponemos, mas uno no logra articularla, bien cuando otros preguntan, bien cuando una misma se pregunta, con el pelo en la toalla, si acaso mis ojos han sido siempre de ese color, o si es que el color no formará parte de los contenidos básicos de mi día hoy. Y una decide bailar brevemente para descansar la cabeza, como en el poema de William Carlos Williams. ¿Lo recuerdas?” “Sí, La Rana que Canta. Of course. Yo creo que uno se enamora de la idea de que su País lo enamore somehow y está bien que siga siendo un descojón, porque al final no tiene porque no serlo, considerando.” “¿Considerando qué?” “I mean, míranos a nosotros, pusimos un pie fuera de la bañera esta mañana, y henos aquí cantando por lo bajo, jodíos pero agradecidos por la oportunidad de ser poquito más que una rana, poquito menos que una que cante, y quizá no sería igual en cualquier otro lugar en el mundo. Seríamos menos.”


“Entonces, ¿cómo explicas su renuencia a cantar?” “Lo que nunca entendí es por qué el hombre se empeñaba tanto en que el mundo supiera de ella, si su canción, obvio, era un regalo para él.” “Siento que cada vez somos un poquito más auténticos con nosotros mismos.” “Siento que cada vez importamos mucho menos entre los Asuntos Importantes del Mundo, pero no por ello dejamos de ser un milagro el uno para el otro. O sea, míralos. Dime que no son hermosos.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario