8.1.13

Epifanía


Las fiestas son para parisear, no para impartir lecciones a un pueblo traposo y parisero en época festiva. Además, habría que admitir que el valor más preciado de los Reyes Magos hoy día es que Tito Kayak los valoró lo suficiente como para tomar la Lomita de los Vientos en nombre de Melchor, Gaspar y se me olvida el nombre del otro. El otro tiene nombre de un ex juez y ex alcalde, con edificio público a su nombre y legado más o menos ilustre (con minúscula) en el partido que salió perdiendo en las elecciones. Mas el tema no son los Reyes Magos como tal sino la controversia desatada a partir de los obsequios obsequiados por el nuevo gobernador a los niños y niñas del País y 'la trapo de mujer' que osó llamarle trapo al regalo que recibió su hija de parte de Alejandro. Admito, sin embargo, que ese tema me aburre millones y que en lugar de considerar el nivel de representatividad de la reacción de la mujer ante tan bonito obsequio, y lo que dicha reacción podría significar para nuestro deterioro moral como pueblo, me pregunto si de la prensa haberle solicitado a la mujer que identificara a los tres Reyes Magos por nombre, habría ella a lo menos identificado a Tito parado en el tope de la Lomita como el mago que es. Es una pregunta un chin sarcástica, cierto, pero es además un chispi más política que cualquier análisis que he escuchado acerca de los valores de la mujer en comparación con los valores de García Padilla “que mira que esta vez quiso que la experiencia de la Epifanía cobrara verdadero significado en la vida de los y las puertorriqueñas.” Bah. La Epifanía es para parisear. O para tomar un cantito de tierra por pura gana y necesidad. Por arte de magia si hace falta. En nombre de Melchor y Gaspar y Kayak. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario