12.1.13

El Cantautor


La última fanática del cantautor dejó de serlo en el verano del 2012 luego de varias cervezas y horas de espera en lo que la tarima se desocupaba para la “estrella” de la noche, su cantautor favorito, que en su momento de gloria lo fue de casi todos y todas las que se graduaron de la high entre los años 97 y 2005 que sintieron muy dentro de sí, que sí, que tenían en sus adentros, ese algo indescriptible, incluso por el mismísimo autor de la canción, para probarle al mundo exactamente de qué estaban hechos. A saber.

Y así su última gran fanática paso largas horas de conve con su combo, hablando cada vez más duro para escuchar mejor, acomodada cerquitita de la tarima, porque la fanaticada de a verdura llega temprano al encuentro con los grandes (el sitio es enano). Ella llegó antes de que el local abriera sus puertas al público con la esperanza de pillar al cantautor ensayando. “Los grandes nunca ensayan,” pensó para consolarse. Se maquilló en el carro. Habló con servicio al cliente. Escuchó música. La música de su graduación. Al rato entró.

En el local sonaba música de la autoría del cantautor en las bocinas, “como una casa vacía conserva el sonido de quien más tarde regresará,” pensó y anotó la fanática en un mensaje de texto a sí misma en su celu. La fanática es periodista cultural y cuentista “a tiempo parcial y completo” dice para que su interlocutor sepa que es en serio la cosa. Escribir es su cosa. Como escribir y cantar son las cosas del cantautor por definición “y vocación sin dilación” dijo él en una entrevista circa 1999, que su última fanática aún conserva en el bulletin board a manera de inspiración. Junto con su foto. Fotos. Y autógrafo. Fos.

Es en serio la cosa. La cosa es que el cantautor aún no llega y la única fanática que le queda se desespera. En tarima otro duo de almas en pena toca el primer sencillo del su nueva producción, producida por El Pollito Feliz. Su combete se dispersa. La fanática actualiza su status en Facebook “A punto de probarte de qué estoy hecha yo, so cabrón. Cómo si no supiera donde vives, con quien te acuestas, cual pie pones primero en el suelo luego de despertar. Aparécete.”

Status updated three hours ago. Un like. El de ella. Mas no apareció.


Y así, su última gran fanática se quedó sin ver a su excantautor favorito, quien le había hecho bien claro al promotor esa mañana, que por menos de dos six packs él no tocaba. Y no tocó.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario