13.1.13

Benicio*


“A uno le da con fumar entre escenas a la orilla del set, dice, primero pensando que es una opción cuando el objetivo es matar el tiempo, luego uno no piensa. Uno fuma, marcando cada movimiento como en un drill militar, dice, luego se pasa la mano por el pelo, frunce el ceño, luce como luce en las fotos y uno lo mira y sabe que estaría dispuesto a irse con él al camerino, a su casa, al otro lado del mundo. Uno sabe.” “O sea que el tipo es cool, ¿no?” “Uno lo mira y tantea más o menos cuán loco sería decirle 'llévame,' de la nada, y sin abundar en el contenido de la petición. Uno simplemente quiere irse con él, para verlo pasarse la mano por el pelo, fruncir el ceño, recortar fotos de él de las revistas mientras él fuma a tu lado en la cama.” “Pero eso, obvio, no se le dijiste.” “No así como así, bueno, la parte de las revistas y lo del otro lado del mundo, o sea, le hablé de mi disponibilidad para con él, en el sentido de que sería mi opción favorita verlo fumar todo el tiempo, desnudo, y pasarle la mano por el pelo y mirarlo entre escenas para que las ensaye conmigo, mientras yo sostengo su cigarrillo en mi boca de su boca. Eso sí.” “Y él, ¿cómo reaccionó?” “Dijo que nunca podría ser fiel a mí, que no quería herirme pero que sería esa su única opción de llegar el momento, que eso lo apesadumbraría de sobremanera, que cada cigarrillo que llevara a su boca, llevaría mi nombre, que él pisa las colillas con el taco de su bota y gira sutilmente el pie. Que sería doloroso tanto para mí como para él.” “Coño, al menos fue honesto contigo.” “Sí, supongo. Nada, él se lo pierde.”


*made up

No hay comentarios:

Publicar un comentario