24.12.12

Pescado


-Y las mujeres embarazadas, ¿dónde están?-

Parece que el cura quiere perreo. ¿Esto es compartir en familia? El cura dice familia mucho en el sermón. Eso y Jesús. Jesús y nuestra culpa. Jesús y nuestra alegría. Me confundo.

“¿Hace cuánto tú no entras a una iglesia willingly?” “¿En qué grado se hace la primera comunión?” “En tercero.” “Desde antes.”

Un extraño me agarra la mano. Reza el padre nuestro. Yo recito una combinación entre el credo, la oración de la serenidad y lo que le digo a mi abuela al despedirme: “bendición.”

“Lo chulo es que si cierras los ojos y haces caso omiso de los comentarios anti-semíticos y toda la cuestión pro-vida se siente un poco como si pertenecieras a una comunidad.” “A una comunidad de anti-semitas y conservadores, claro está.” “Sabes que te viene bien rezar.” “Me haría bien ver a mi abuela más a menudo, vencer el miedo y la lástima que me provoca visitarla. No es una cuestión política. Sólo que no estoy de acuerdo con mucho de lo que se dice aquí.” Se dice familia y alegría y por mi culpa.

“Lo que verdaderamente me sorprende es la edad del monaguillo. Es un hombre casi. Parte de mí quiere felicitarlo por estar tan envuelto en algo. La otra parte quiere gritarle 'sal corriendo'.” “Es de la barriada Salsipuedes.” “Los barrios sólo se llaman así en las canciones de Rubén.” “Todos los barrios se llaman igual, sólo que no todos tienen una canción a su nombre. Atiende.”

“A ver si me acuerdo, para comulgar tendría que haber comido pescado la noche antes.” “Chico, no jodas. Tiene que haber algo lindo en esto. Confía.” “Sí, el muchacho parece confiar y apostar a ello.” “Apostar no, creer.” “Lo que no puede creer es que el tipo de al lado no me ha soltado la mano.”


Se siente bien. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario