6.9.12

Something in the way of things (sobre el arresto de Casellas)


Chico, Pablo, hubieses huido. Yo, en los zapatos de tu papá te montaba en el carro y la cogía para Ponce con un convoy de patrullas estatales detrás.

“A lo O.J.,” dijo el tipo detrás de mí en la fila para pagar en el supermercado. Entendí “oye” y me viré con cara de cuál es tú problema, pero la cosa no era conmigo afortunadamente. Era contigo, chico. El tipo decía, “si su viejo tenía cuatro millones para fiarlo, seguro tenía cuatro millones para ayudarlo a correr. Esconderlo.”

“A lo Filiberto,” contestó el tercero en la fila pero no creo que sea ese el referente. Acto seguido, comentaron “lo porquería” que fue tu arresto y pagué.

Chico, Pablo, en el 1994 yo miraba la Bronco blanca en la televisión seguida de cerca por las patrullas de la policía de Los Angeles y me preguntaba por qué diablos no iban más rápido si la intención de una parte era huir y la de otra atrapar. Algo parecido me preguntaba ayer mirando tu arresto en la tele.

¿Por qué tanto show?” me preguntó un estudiante esta mañana, “si cuando la policía quiere arrestar a alguien de veras, rompen la puerta y te sacan de la casa estés como estés a la hora que sea y si es de noche, mejor.” No supe cómo contestarle. Aunque se me ocurrió decir “sería altamente impropio que un profesor entre en este tema.” Pero nada de esto es chiste, chico.

Cuatro millones de fianza no es un chiste. Es inconstitucional. Por otro lado, dos cheques certificados de dos millones de pesos cada uno en cuestión de horas para sacarte me ofende de una forma brutal, aunque no sé exactamente por qué. Mas no son ganas de reír lo que siento.

“Ganas de huir, quizás,” me propuso un colega en el trabajo y continuó “el dilema que tenemos nosotros aquí no es cómo identificar la gota que al fin ha venido a colmar la copa de nuestra estadía en el País, sino sabernos colmados desde el inicio, diariamente, y a pesar de ello, hacer para quedarnos.”



“Chico, men” alcancé a decirle y salí para el supermercado. Huyendo de él.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario