30.8.12

lo imperioso contraataca


adopté una carretera para sacar mis trapos sucios
a la luz—un ciudadano promedio
con nada que esconder
(basurita de conciencia)
el problema no es tanto
mantenerla limpia
sino que todo en el mundo me pasa
chillando

1991, eventos notables


debuta Iván Rodríguez con los Vigilantes de Texas
mi viejo se va de casa por primera vez
llego a segunda base (metafóricamente)
luego me atrapan en primera
como banco el resto del año
Strawberry firma con Los Angeles
mi viejo firma “P.”
un día me consigue el autógrafo de Robertito Alomar
no entiendo su letra
(la de mi viejo)
me llamaron 'manilo' en la escuela.

29.8.12

like a cello opens itself to rain


ella gritó auxilio pero yo retengo el balón,
escribiría balún para hacerlo
más interesante-- el nombre de una banda

de nenas con pollina en Brooklyn,


auxilio es “tiempo” para propósitos de explicarle el juego,
me deja pq esas cosas hacen sentir bien a los nenes,
me explicó, sus fuentes son revistas,

la fuente” me acuerda a elemental
y sed y cuidado no pegues la boca 
y frío en los dientes
que se siente 
como tiempo afuera con ella a la salida


nuestros padres no vendrán a recogernos más nunca. 

28.8.12

Merecer


Ricky Roselló es un wannabe. Tiene 33 años, posee un doctorado de la Universidad de Michigan en Ann Arbor, labora en la Universidad de Duke, es autor o coautor de un número modesto de publicaciones académicas, su padre es un ex-gobernador, se crió en La Fortaleza e inexplicablemente ha tenido injerencia desde el exilio en la discusión pública del acontecer político de este País sin mayor peritaje que ser un Roselló, pero lamentablemente siente que aún no se ha probado. Y merece una oportunidad.

Al menos se merece que Miguel Muñoz lo defienda, diría Miguel Muñoz refiriéndose a sí mismo en tercera persona. De acuerdo a él, Ricky envió su CV para consideración del Decanato de Ciencias Médicas, y la buena gente allí “como es costumbre” lo revisaron, y descubrieron que tenían una necesidad en sus campos de investigación, y Ricky era la persona perfecta para atenderla. No se trata pues de la creación de una plaza hecha a su medida, on demand, sino de la curiosa habilidad de Ricky para sacar a relucir una carencia institucional significativa desde afuera y subsanarla al momento mismo en que hace el señalamiento, mediante su oferta de emplearse en la institución.

Lo sé. Típicamente son las universidades las que ofrecen las oportunidades de empleo mediante una convocatoria a personas cualificadas para aspirar a X o Y posición. Pero no todos somos Ricky. Y a Dios gracias por ello, diría Dios refiriéndose a sí mismo en tercera persona.

26.8.12

la noche que Mayweather derrotó a Miguel Cotto por decisión



After K.A.G. 

me la pasé peleando con el sueño.


los vecinos querían coco
a gritos. en Cuba es así,
si no lloras
eres comunista


“cooo! co!”
“cooo! co!”


-munistas,
respondí medio
dormido. en esos
regímenes uno no puede ser
“medio” nada.


yo nunca podría ser comunista, al menos no entero,
pero tengo un coco con Cuba,
“el comunismo es malo porque”-
el tema de mi ensayo en cuarto grado.


mi maestra cubana era todo menos comunista.
y se molestaba cuando gritábamos
en el salón:


“Cuuu!” “ba!”
“Cuuu!” “ba!”


“hay que ser fiel a la historia,”
decía. pero en cuarto todo el mundo
merienda con todo el mundo.


como tristes cubanos.

Algunas pistas para entender gran parte de la crítica socio/política/cultural de hoy, para cuando ya no nos quede de otra

La pregunta preferida para hacerse es Cuál es mi pregunta y cómo llegué yo a preferirla sobre cualquier otra. Más aun, ¿quién soy yo para preferir? Esa es simplemente otra pregunta (nunca La Pregunta) y todxs* estamos en libertad para preferirla. Yo, inclusive. Yo, recluso. ¡Pregúntenme de qué!



Todo es ironía, ruina y cinismo.*



De lo que me sucede, Todo es Grande.*



Todo es una mierda.*



Instante de auto-reflexión: “¿Por 'Todo' me refiero a una totalidad plena y totalizadora o simplemente a la suma total de circunstancias/interioridades/eventos que concibo como 'mi mundo'? Claro, no que Puerto Rico sea el mundo. Puerto Rico es un lugar, sin más. “Sin más lugar que Puerto Rico, escribo estas líneas sobre la intotalidad...”



¡Culson! ¡Espinal!* : ¡Que viva Puerto Rico Caribe!



A Life of the Mind in Crisis: “Maelo, ¡compréndeme a mí!”



Nosotrxs, lxs intelectualxs del patio somos*, sin generalizar, Anti-caco, Anti-hipster, Anti-universidades cerradas (por quién sea y cómo sea), Anti-estudiante (aquí hace falta explicar el comentario, pero qué bueno que limitaron las becas Pell), Anti-Fortu y Anti-Agapito, Anti-guaynabitos. Aunque, debemos decir, gracias! gracias! gracias! por las cervecitas artesanales. Son otra muestra de la amabilidad del mal, ¡salud! Eh, ¿por dónde íbamos?



¡Bici sí! ¡Entrega a domicilio!



Hablando claro, yo tampoco entiendo mi status.


my subject matters are royalty, heroism and the streets

mi pelotero favorito es Darryl Strawberry
jugó para los Mets, Dodgers y Yankees
en 17 años de carrera conectó
trescientos treintaicinco cuadrangulares.

sobre su carrera ha dicho: “cocaína,”
“mujeres.” novato del año en 1983.
retirado. desde entonces ha sido llamado una leyenda
en su página de internet,
donde se dedica a Jesús. sobre Jesús ha dicho:
“el poder transformador de Cristo.”
tiene un restaurante.

punto de información: una “carrera”
en béisbol quiere decir un punto.

el menú incluye hamburguesas de pavo
y cordero. nació en 1962.
sobre nacer ha dicho: “estoy orgulloso
de estar vivo.” mi ídolo.

25.8.12

August, for the most part

hoy celebro dos años de tocar un instrumento accidentalmente
y obtener la más bella respuesta.
he intentado repetir el accidente en salones de clase,
hombro a hombro con los tipos más fracasados
del universo, sus instrumentos
perfectos y patéticos
como una cabaña hecha leña.
yo pudiera tomar un marrón contra el universo,
abrir el espacio a la fuerza para mirar
mi cabaña arder en la distancia,
pero no podría repetir el descubrimiento
de escombros al final, decir
que fue un accidente obtenido de un sonido perfecto
como una respuesta
cuando nadie me ha escuchado preguntar.

genealogía de la sospecha

si lo más hermoso que es un poema es su
carga a cuestas, felizmente monto mis lecturas
en una carreta rumbo a la hoguera
y reto a Che Meléndes
a tumbar las columnas de humo de mi biblioteca.

a mi me gustaría que la poesía fuera otra cosa
o al menos que acabara conmigo en París sin abrigo
y casas editoras se pelearan los derechos
de mis listas de compra,
pero mi universo poético es un hoyo negro
a medio camino entre La Casa de la Forma
y el cuarto de servicio

SE BUSCA POETA,
MALDITO

la obra de Che es una borradura clave
en mi escritura
y él no ha leído un sólo libro mío.

SE BUSCA PADRINO

yo pierdo a Che como los residentes de Río Piedras
pierden a Río Piedras el instante mismo
que giro mi carreta
hacia el corazón de la ciudad.
pero Che no aparece.
ni El Poema. también habría que perder
más cosas.

hogueras
tampoco quedan.

Sí/No/Fortu/Yo

A mí me criaron para gobernador. Es decir, crecí con y desarrollé un sentido de entitlement de que yo podía, si quería o mejor, que yo me merecía, si así lo deseaba, tener el País a mi disposición. Esto por mi abuelo, o por mi padre, o por mi tío. De hecho, una de las últimas lecciones que me dio mi viejo fue precisamente que uno nunca debe renunciar a su cuna si la cuna es tan cómoda y tan amplia como para mantener al bebé contento toda su vida. Se me ocurre entonces que mi niño interior es un ser despreciable. Y que lo mejor que le podría pasar es que volcaran su cuna o que en medio de un aburrimiento extremo y con trabajo se aventurara a escalarla para luego caer de culo al suelo. A eso, en algunos círculos, le llaman madurez política. En mi casa le llamaban un blanquito venido a menos. Y por pendejo.

Yo no sé nada de la crianza de Fortuño, pero el tipo ciertamente se comporta como si su destino siempre fue tenernos a su disposición. Sé que es de Marista. Que se educó en el sur de los Estados Unidos. Que votó Sí en la Academia San José de Caparra. Que explica cualquier situación nacional o conflicto entre grupos en los mismos términos que la explicaría mi viejo: “En un país de ley y orden, tus derechos acaban donde empiezan los míos.”

Curiosamente, en casa, mi viejo me hablaba de derechos como juguetes: A mí me tocaba estar agradecido por los que tenía con conciencia de que no todos éramos tan afortunados. Y dar gracias por eso también. Aunque, lo mejor, debo decir, era que en mi casa los juguetes no tenían fin.

Yo soy de San Ignacio. Me eduqué en el sur de los Estados Unidos. Hice la primera comunión en la Iglesia San José de Caparra. Y voté No en la Escuela Julio Sellés Solá en Villa Nevarez.

Mucho se ha escrito ya sobre las posibles razones por las cuales la gente votó como votó y sobre cuáles podrán haber sido los más efectivos vehículos de movilización del electorado. Yo sólo sé que de chiquito se me presentó el País como un bien para mi adquisición permanente. Peor. Como un legado. Y genuinamente siento que mi niño interior aun tiene ganas de quedarse cómodo en la cuna mirando escenas selectas de la vida en su País. Y a saber cómo él hubiese votado.

Yo, por mi parte, aprendí a decir que No— a no jugar con los derechos de todos y todas— en la calle.

Café, Compu y Política

Hay un cuerpo frente al ordenador. Y en la pantalla, qué se yo, pornografía, un carrito de compras virtual, el video del tiroteo en el Empire State. El sujeto que mira la pantalla con genuina consternación a causa de sabe dios qué cosa—la represión de la expresión en Rusia — cuelga la imagen-objeto de su disputa con el mundo de su perfil y vacía la bibliografía de su tesis de maestría en el encasillado para comentarios. ¿Gustará? Acto seguido, se levanta y pone el café. Es su rutina.

El cuerpo vuelve y toma asiento. Diecinueve “likes.” seis comentarios. ¡Gusta! Zizek dijo que habrían días así en que el trabajo político de la semana culminaría con el café de por la mañana. Check.

Se trata a fin de cuentas de personas privadas haciéndole espacio a los asuntos del mundo en su agenda cotidiana. Actos que por su mismísima inocuidad son y serán repetidos por múltiples sujetos sentados frente a su ordenador, conectados por lazos de “mano, lo que sea”—la materialidad de sus cuerpos y la afición por el café en las mañanas frente a la compu. Zizek dijo que habrían personas así: todas las que tengan el tiempo y los medios para serlo. Muchos de los aquí “presentes” lo somos—un “yo” plural y rutinario: leer, postear, escribir y comentar lo político cotidianamente y a distancia, el uno del otro y de lo acontecido.

Pero nuestros cuerpos siempre solos frente al ordenador, no importa cuántos, no conforman una multitud por más que nos “veamos” reflejados en nuestras listas de contactos, amigos, seguidores. No hay riesgo real al momento de conformar esas listas y Zizek dijo que tendríamos que corrernos el riesgo de verdaderamente conectar con alguien, no importa quién o cuán “nadie” fuera, y muy a nuestra costa.

Hablo de mí y de los muchos que pululamos por este espacio en busca de algo que hacer, y sucede que gran parte de nuestra gesta cibernética contiene matices políticos. A mí en particular, y dentro del contexto puertorriqueño, el contacto entre sujetos online no me cuesta más que la tarifa de conexión. Yo sé muy bien que a otros y otras les cuesta la libertad o la vida.

Quisiera "encontrármelos." Quiero decir, aventurarme a igualar el contenido de su acción en los escenarios específicos del riesgo en nuestro contexto político particular. Las y los demás actores están afuera. Dicen que el nuestro es un teatro callejero. No se equivocan.

Hay un cuerpo frente al ordenador. Y como parte de su rutina, bebe café e irrumpe en terrenos virtuales políticamente. Figuran en su pantalla una multiplicidad de cuerpos, ninguno de los cuales se dirige hacia él. Habitan un espacio otro desconocido e impenetrable por dicho medio. Habrá que romper la rutina. Salir a comprar el café.