13.10.09

Estoy mirando tu pregunta preferida

Tengo a mi haber,
lo digo sin tristeza,
unos agrios papeles
de márgenes abiertas
en donde inquietas sombras
aposentan su bulto
pretendiendo acotar,
a saber con qué objeto,
el silencio,
trabajado a cansancios,
que brota de los surcos
donde otras sombras
eligieron lugar
para el nombre del hambre
y su recuerdo,
para el hambre constante
de nombres y recuerdos.
Ahora sé que sabía
de este escozor, entonces.
Se escurría entre las tablas
una ilusión de estrellas
que esmeriló reveses,
la sed insatisfecha
y aquel sopor
que en más de una ocasión
se pronunciara eterno.
Porque hay labios y redes
pañuelos y distancias
que retardan la muerte.
Parece que le tienden un cerco
y desde el mismo centro,
un poco hacia la izquierda,
le amortiguan sus ritmos.
Hay como flechas tibias
que desde otras cavernas
conscientes de su oficio
buscan su otro extremo
donde encontrar el llanto
atado
a la ribera del goce
doblemente húmedo
desde donde
vuelven a alzarse
la carne y sus campanas
vestidas de locura.
Tengo a mi haber, decía,
un dibujo de tinta
donde ocurren verdades.

-José María Lima
41, de "Poemas de la muerte"

No hay comentarios:

Publicar un comentario