26.9.09

Four Minutes

Si algo no se le puede negar al gobe es su buen gusto. El mensaje pre-grabado es la muestra paradigmática de la cordialidad y el aprecio genuino que sienten los artistas de primera por sus fans cuando no pueden asistir a una premiación a causa de un shooting, o gira mundial de conciertos.

Es también uno de los principales recursos de terroristas para comunicarse con los habitantes del pedacito de mundo que han optado por trastocar súbitamente por x o y razón. Fortu, sin embargo, no acostumbra dar razones. Lo cual lo distingue de terroristas. (which is good). Aunque ambos, da la casualidad, se dirigen a una audiencia sumamente molesta o desesperanzada, o en definitivo estado de pánico a causa del mensaje…

Bueno, al menos la calidad del video del gobe es superior.

Y qué importa si le da trabajo comunicar su aprecio por el pueblo. El pueblo, ciertamente, es un premio bizarro y difuso. Yo no querría un pueblo. Él tampoco. No obstante, tiene la clase para grabar un mensaje, marcando así la distancia entre él como nuestro primer mandatario, y el estado de necesidad y urgencia en que se encuentra el País.

Al buen gusto no se le puede ver la costura. Y qué son la necesidad y la urgencia sino las costuras reventadas de miles de vidas sin la debida protección.

Al mal día buena cara y pues, el gobe sin duda entiende que siempre pueden haber días peores así que mejor ni aparecerse.

Lo desconcertante de su carácter público es ese potencial de ausencia que despliega en cada gesto y palabra; cómo la mera mención de o referencia al País ya anuncia su fuga.

Eso sí, cada vez se despide mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario