30.6.09

A Raspberry Sweater



It is next to my flesh,
that's why. I do what I want.
And in the pale New Hampshire
twilight a black bug sits in the blue,
strumming its legs together. Mournful
glass and daisies closing. Hay
swells in the nostrils. We shall go
to the motorcycle races in Laconia
and come back all calm and warm.

-Frank O'Hara

The Circus

"Here: a novel by [Andre] Guide called The Counterfeiters dealing with a small chronological slice of life around a man called Edouard, who is planning to write a book called 'The Counterfeiters', but now is occupied with keeping a journal of his life while his life is colored by the idea of writing this book...and thinks this journal will be more interesting than the proposed book, so that he now plans to publish the journal and never write the book."

-Susan Sontag,
from "Reborn: Journals & Notebooks 1947-1963"

As Planned

Después del primer vaso de vodka
puedes aceptar casi cualquier cosa
de la vida hasta tu propio misterio
piensas que es chévere que una caja
de fósforos sea violeta y marrón y se llame
La Petite y venga de Suecia
pues son palabras que conoces y eso
es todo lo que conoces palabras no sus sentimientos
o lo que significan y escribes porque
las conoces no porque las entiendes
porque no las entiendes eres estúpido y vago
y nunca serás grande pero haces
lo que conoces porque ¿qué más hay?

-Frank O'Hara, gmo

24.6.09

Sam I Am

En el 1998 todo Estados Unidos adoraba a Sammy Sosa porque era una máquina de jonrones y sonreía y se persignaba y tiraba besos y estaba contento contento de estar en América porque ya no tenía que jugar pelota descalzo con escoba y chapitas de refresco. Y se reían con y de él, pero siempre de buena fe. Y Sammy daba a Dios gracias siempre, a los fanáticos, al dueño del equipo, a los reporteros, al destino (you get the picture).

Y en ese entonces los comentaristas deportivos hablaban de una pequeña isla-nación orgullosa de sus hijos pródigos que enviaba de solares baldíos a diamantes impecables y celebraban los curiosos atributos de ese pueblo pobre, pero noble, casi disculpándose por tanta yola perdida y denegación de visa, porque después de todo ahí estaba Sammy en el estrellato dándole gracias al Presidente, al párroco, a su asociación de vecinos, a toda esa gente linda, “lifting himself up by his own bootstraps”, Con zapatos más caros que carros o casas en ese maravilloso país atolondrado. (“It’s just a wonder how he’s made it so far”).

Pero ahora todo Estados Unidos sabe que Sammy tenía corcho en el bate y que se puyaba y por eso sus jonrones no lo llevaron tan lejos na’, y la República dejó de ser esa isla bendita aunque deprimida. Ahora la ven como laboratorio de substancias prohibidas, como criadero de peloteros pillos que amenazan la integridad de un juego con tan larga y rica historia de segregación racial, que arribó al país perdido tanto en junio como en enero gracias a la mano franca de las fuerzas armadas, e hizo de niños tristes, estrellas a bajo costo siempre que no olvidaran sonreír y dar gracias frente a las cámaras para que fueran casi tan famosos como los peloteros blancos huraños que también se puyaron aunque nunca tiraron besos, ni se persignaron, ni le debieron nada a nadie, pero bueno...

http://www.elnuevodia.com/columna/584244/

19.6.09

One Way Street



"Only the copied text thus commands the soul of him who is occupied with it, whereas the mere reader never discovers the new aspects of his inner self that are opened by the text, that road cut through the interior jungle forever closing behind it: Because the reader follows the movements of his mind in the free flight of day dreaming, whereas the copier submits it to command"

Walter Benjamin

16.6.09

Nocturne

No hay nada peor
que sentirme mal y no
poder decírtelo.
No porque me matarías
o te mataría a ti, o
porque no nos queremos.
Es el espacio. El cielo es gris
y claro, con sombras rosas
y azules bajo cada nube.
Un avión pequeño lanza sus
motas sobre el edificio de la ONU.
Mis ojos, como millones de
cuadrados cristalinos, sólo reflejan.
Todo ve a través de mi,
siento demasiado calor durante el día
y por la noche me congelo; no estoy
hecho para el río y un viento leve
quebraría cada fibra en mi.
¿Por qué no voy de este a oeste
en vez de norte a sur?
El arquitecto tiene la culpa.
Y en pocos anos seré
inútil, ni un edificio
comercial. Porque no tienes
teléfono, y vives tan
lejos; el letrero de Pepsi Cola,
las gaviotas y el ruido.

-Frank O'Hara, gmo

12.6.09

Personal Poem

Ahora cuando camino a la hora de almuerzo
llevo sólo dos amuletos en mi bolsillo
una antigua moneda romana que me regaló Mike Kanemitsu
y una cabeza de tornillo que se le cayó a un baúl
en Madrid los otros nunca
me trajeron mucha suerte aunque sí
me ayudaron a permanecer en Nueva York contra la coerción
pero ahora estoy feliz por un tiempo e interesado

camino por entre la humedad luminosa
pasando el House of Seagram con su remojo
y sus reposeras y la construcción a
la izquierda que cerró la acera si
alguna vez trabajara en construcción
me gustaría un sombrero plateado por favor
y llegar a Moriarty’s donde espero
a LeRoi y me entero de quién quiere ser Alguien
en la escena los últimos cinco años mi promedio
es de .016 no hay otra, y LeRoi entra
y me dice que a Miles Davis le dieron 12
macanazos anoche afuera de Birdland
una señora nos pide un vellón para una enfermedad
terrible pero no se lo damos a nosotros
no nos gustan las enfermedades terribles, entonces

comemos pescado y cerveza es
chévere pero está repleto no nos gusta Lionel Trilling
decidimos, nos gusta Don Allen no nos gusta
Henry James tanto nos gusta Herman Melville
ni queremos estar en el poet’s walk en
San Francisco tampoco sólo queremos ser ricos
y caminar en vigas con nuestros sombreros plateados
me pregunto si una persona de los 8,000,000 estará
pensando en mi mientras le doy la mano a LeRoi
y compro una correa para mi reloj y regreso
al trabajo feliz ante la posibilidad de que sí

-Frank O'Hara, gmo

10.6.09

Just Because

10-Junio-2009 | Guillermo Rebollo Gil

Cuando de derechos y libertades básicas se trata, el issue no es qué le debemos a la comunidad LGBT luego de hacer el inventario de personajes históricos que casualmente eran homosexuales; o qué se merecen por la manera tan perseverante o tan pacífica o tan admirable en que han lidiado con la adversidad en sus vidas; o cómo nuestra buena fe a fin de cuentas se extiende gracias al par de conocidos, las dos o tres amistades, o el queridísimo, aunque lejano, pariente que nos enseñó que son muchas las formas del amor, y unas son casi tan normales como las otras.

Ya son demasiados los asteriscos, las cláusulas escapatorias.

El derecho a pertenecer en igualdad de términos no es cónsono con membresías condicionales, a plazos, revocables al momento en que la causa de la comunidad LGBT deje de conmovernos (“as if it really had anything to prove to us”) o en el instante en que ese pariente, conocido o amigo dañe por siempre nuestra imagen de dicha comunidad, y “comprobemos” que hay unas formas de existir -bien por decisión propia, bien por biología- que no son tan “normales” como las otras y, por tanto, no merecen protección.

La ternura y la solidaridad no se otorgan ni se obtienen como privilegios o premios, ni son compatibles con jerarquías de creencias, valores o personas. Son totales o simplemente no son.

El issue, entonces, es qué le debemos a la comunidad LGBT porque sí. De qué manera podemos sentar nuevamente las bases para la comunidad mayor de modo que se garantice la pertenencia y la permanencia de ellos, irrespectivamente de cuántos próceres o gestores culturales o defensoras de la seguridad nacional “might just happen to be gay”.

El único requisito real para ser parte de una comunidad o nación es la voluntad de serlo.

La única respuesta válida es gestionar el cambio en la comunidad para darle su debida protección y respeto.

http://www.elnuevodia.com/columna/579104/

8.6.09

Post the Lake Poets Ballad

Moviéndome lentamente sudando mucho
una brisa tenue me empuja
hacia afuera del Paradise Bar en
St. Mark’s Place y respiro

y bebo whiskey con Joe me dice
viste la carta de Larry
en el buzón qué pena no la ví
me pregunto qué dirá

y después cenamos y vamos a
The Horse Riders y mi culo me duele
por los asientos duros y el aburrimiento
es duro también no vamos

al Cedar hace tanto calor afuera
y leo la carta que dice
el tono hermosamente lastimoso de tus poemas
qué tal eso

es extraño yo me considero
un tipo alegre que finge
estar herido para darle alguna profundidad
a las cosas que me interesan

y lo he dejado recientemente
con el flujo de eventos
tan rápido y lo conmovedor
alternándose con lo divertido

la profundidad toda en el océano
aunque soy distinto en invierno
claro hasta eso es una queja
pero soy feliz de todas formas

no siento más lástima por mi mismo que Gertrude
Stein ante Lucey Church o Savonarola
en el púlpito Allen Ginsberg en la
Exposición Soviética verdad Joe

-Frank O'Hara, gmo

7.6.09

Better still

animals

Te habrás olvidado de cómo éramos en ese entonces
de primera
y el día venía grueso con una manzana en su boca

no tiene sentido preocuparse por el Tiempo
pero sí teníamos varios trucos debajo de la manga
y doblamos algunas esquinas cerradas

todo el pasto parecía nuestra cena
no hacían falta odómetros
para los tragos bastaba con agua y hielo

yo no quisiera ser más rápido
o más verde que ahora si estuvieses conmigo Oh tú
fuiste lo mejor de mis días

-Frank O'Hara, gmo

A mi lo que me gusta es la cantada

For Grace, After a Party

No siempre sabes lo que estoy sintiendo.
Anoche en el cálido aire primaveral mientras
desataba mi diatriba contra alguien que no
me interesa,
fue amor por ti lo que me
encendió,
¿y no es extraño? pues en los cuartos repletos de
desconocidos mis sentimientos más tiernos
se retuercen y
paren el fruto del grito. Tiende tu mano,
¿no hay
un cenicero de repente ahí? ¿junto
a la cama? Y alguien que amas entra al cuarto
y dice ¿no
quieres los huevos
distintos hoy?
Y cuando llegan son
sólo huevos revueltos y el clima cálido
aguanta.

-Frank O'Hara, gmo

3.6.09

Objects and Compassion (corrupt slacker version)

Interior (with Jane)

El afán de objetos por
ser aquello que tememos hacer

no puede sino conmovernos ¿Es
su voluntad de motivo

en nosotros lo que rechazamos? Las
cosas verdaderamente estúpidas, quiero decir

una lata de café, una pantalla de
35¢, un manojo de pelo, ¿qué

nos hacen estas cosas? Entra-
mos al cuarto, las ventanas

vacías, el sol débil,
resbaladizo sobre el hielo y

un sollozo, simplemente por ser
la más fría de cosas que conocemos

-Frank O'Hara, gmo