7.5.09

Sightseeing

La pregunta no es dónde sino cómo ubicarme respecto a Gordo en su cumpleaños. El dónde es fácil: las inmediaciones de la cárcel federal en Guaynabo; específicamente la salida de la carretera 165 para el expreso.

Los personajes son Gordo y quienes supongo serán su compañera e hijas. La ocasión, como dije, es su cumpleaños. Gordo está preso y mira a su familia congregada afuera, haciéndole señas frente al cruzacalles que lee “Felicidades, Gordo” y un bizcocho. (Creo).

Yo voy de Guaynabo hacia Dorado y asumo que la sombra que mira desde adentro es él y pienso que Gordo no es sobrenombre de confinado, que es referente de un espacio transplantado en pedacitos, como sea, a un lugar ridículo y hostil para fiestas de cumpleaños donde una foto chévere de la familia es imposible.

Me detengo en la idea de la foto. Serían dos: una de la mujer y sus hijas frente al cruzacalles y otra de la cárcel federal (un asterisco junto a la sombra en la ventana y ¡listo!).

Algo habría que decir acerca de la distancia que impide que el gordo y su familia coincidan en una foto estando en el mismo lugar. Distancia que a su vez permite la intromisión de otros en un espacio íntimo, transplantado a la mala y sin remedio, expuesto, como si la lógica carcelaria dependiera de una apertura cruel, total. ¿Cómo me ubico?

Yo, sin duda, me he presentado en fiestas sin invitación y sin regalo, y he arruinado fotos, cómo no, de gente “random”, que tendrían que manipular para borrarme y actuar como si la escena de veras fue privada y perfecta. ¿Pero con el Gordo qué? El Gordo en la foto es la suposición de sus familiares de que la sombra en la ventana era él y los miraba.

Y puede ser. Pero lo único que yo vi fue una mujer y dos nenas con un cruzacalles frente a la cárcel.

http://www.elnuevodia.com/columna/565888/